domingo, 29 de noviembre de 2015

Hay bancos buenos...

Si amigos, si. Hay Bancos que no roban, que no acumulan millones. Los hay también que acumulan comida cedida por la gente, para dársela a otra gente, sin que haya intereses económicos de por medio. Quizá la palabra "Banco" está ya demasiado contaminada.
Ayer fue la "Gran Recogida de Alimentos" del Banco de Alimentos en toda España.
Si, esa gente que te espera a la salida de los supermercados, con un peto blanco y una palomica azul, son los VOLUNTARIOS que se han prestado a pasar 13 horas de pié, un sábado, para que gente que no tiene medios, pueda comer. Porque, aunque no seamos del todo conscientes, hay muchas familias a nuestro alrededor con el frigorífico vacío.
Hasta hace poco no sabíamos de qué iba, y nos sentíamos generosos cogiendo un par de bolsas de garbanzos y tres litros de leche para entregárselos a la salida, mientras nuestro carro iba lleno de cervezas, chocolates, jamón, patatas fritas, y chucherías de cero necesidad.
Hemos tenido la suerte de tener suerte.
Hemos tenido la fortuna de tener el frigorífico lleno. Pero no todo el mundo puede abrirlo y tirarse unos minutos pensando qué les apetece comer. 

Cuando te adentras un poco más en el tema, se te ponen los pelos de punta. Hay más de 5.000.000 de españoles que no tienen medios suficientes para salir adelante. Y nosotros podemos ayudarles a que por lo menos, puedan comer, aumentando nuestra cesta de la compra en unos pocos euros, que no nos suponen absolutamente nada, para que ellos puedan tener la suya. Y para colmo, los supermercados también venden mucho más ese día, así que todos ganamos.
Los voluntarios (gente normal, de todas las edades, profesiones y condiciones) que se ponen en la entrada de los supermercados con bolsas, y amablemente te ofrecen una al entrar, tienen que aguantar de todo.
Mucha gente coge la bolsa con una sonrisa y ante la pregunta: "Hola, ¿puede usted colaborar con el Banco de Alimentos?" te dice "Por supuesto". Esos hacen que merezca la pena estar 13 horas de pié, y demuestran que todavía queda gente solidaria en este país.
Pero también hay muchísimos que, ante esa misma pregunta, reaccionan de varias maneras:
1- Unos siguen su camino sin mirarte y sin contestarte, como si les hubieras dicho algo ofensivo. Es gente que tiene para comer, pero educación, bien poca. Y espero que el jamón, los chorizos y las 48 cervezas que llevan, se les atraganten y se pasen 15 días con diarrea y retortijones.
2.- Otros siguen su camino sin mirarte, diciendo algo que no se entiende, pero que parece ser algo así como "No me interesa". Esta es gente que también tiene para comer, pero ninguna conciencia social.
3.- Y otros siguen su camino, y te miran de reojo diciendo que "está la cosa mu mala", y luego ves que salen con el carro lleno de tonterías. Están en todo su derecho de no colaborar, pero que no pongan esa excusa tan barata, porque "la cosa" está mala para todos, pero para 5 millones está más que mala.

A todos estos, yo les diría que espero que nunca se vean en la situación de necesitar ayuda, porque si todos fuésemos como ellos, se morirían de hambre.
Grrrrrr, yo no sirvo para estar ahí, porque no puedo callarme, y aunque hay que respetar que cada uno aporte o no, según pueda o quiera, o no pueda o no quiera, el que ni te miren a la cara es algo que me enciende!. La mala educación sí que no tiene cura ni arreglo posible...
Pues bien, ayer se ofrecieron para estar en un Lidl los voluntarios del Batallón Basurista de Sierra Nevada Limpia. Un grupo de amigos que se han organizado para subir a la sierra los domingos y limpiar la basura que los demás dejan. No contentos con emplear su tiempo libre en una labor tan desagradable y desagradecida, quisieron colaborar también en la Gran Recogida de Alimentos. Hay gente solidaria al 500%, en compensación por la que sólo se preocupa de sí misma. Menos mal. Así el mundo está un poco más equilibrado. Y allá cada uno con su conciencia.

Pues bien, perfectamente uniformados, estuvieron de 8:30 de la mañana a 10 de la noche, de pié, entregando bolsas, recogiendo bolsas, colocando las cosas que la gente donaba en las mega-cajas, con una ilusión y satisfacción que no está pagada con nada. Todos tienen su trabajo, funcionarios, estudiantes, empresarios, algunos llevan noches casi sin dormir, pero allí estaban todos.
Gente con pinta de no ser millonarios, aportando su bolsita con una botella de aceite de oliva y una caja de papilla de bebés. Casi 10 eurazos. Olé!
Gente con pinta de tener pasta, aportando un kilo de lentejas. Olé!
Inmigrantes con hijos negritos, aportando dos kilos de azúcar. Olé!
Gente con pinta de no ser feliz, no aportando nada. 
Por eso no son felices.
Poco a poco las mega-cajas iban llenándose, cosa que les hacía poder aguantar el dolor de piés, de espalda y de moral por los que ni los miraban a la cara.
Me enteré allí de que Mercadona es quien se encarga altruistamente de recoger todas esas mega-cajas de todos los supermercados, con personal y medios propios, para luego llevarlas al almacén central, donde el año pasado llegaron 17 trailers llenos de comida, sólo en Granada. Imaginaos en toda España...
Olé por Mercadona, que es el que más gana, y también es el que más ayuda.
A mi se me ponen los pelos de punta, no sé a vosotros.
El que la gente se gaste algo para alguien a quien ni conoce, el que otra gente emplee su tiempo para alguien a quien ni conoce...pufff...eso es precioso!!
A las 10 de la noche tenían todos una cara de cansados, que daba pena verlos. Olé!!

Y ahora empieza la segunda parte. Hay que organizar todo eso, en una nave fría y gigantesca, para poder dividirlo y repartirlo a quien seguro lo espera con los brazos abiertos.
No vamos a acabar con el problema, pero por lo menos, estamos haciendo algo por ayudar a los que tienen menos que nosotros. Yo me apunto a pasar las mañanas que sea necesario ayudando a que esto tarde lo menos posible en llegar a sus destinatarios. Y si tu no tienes nada mejor que hacer, vente!. Se necesitan voluntarios, y cuantos más seamos, menos se tardará.
Esa demostración de solidaridad por parte de todos, es una de las razones que me hacen reconciliarme un poco con este mundo de mierda.
Mi más sincera admiración por todos.

Aun hay esperanza de que el ser humano no se haya convertido en una mierda con ojos que come gambas en navidad, se pega tortas en las rebajas y va al fútbol los domingos.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Si te ha gustado, me hace mucha ilusión saberlo ;) Y me anima a seguir escribiendo!
Dale a "Me gusta" en mi página de Facebook y no te pierdas nada ;) Gracias!

https://www.facebook.com/masolaquelaluna
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más post en la columna de la derecha ;) ------> 
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

No hay comentarios:

Publicar un comentario