sábado, 14 de noviembre de 2015

Qué difícil...

Esto ya es aterrador... Creo que han hecho falta varios atentados de este calibre para que empecemos a plantearnos si estamos seguros con las fronteras abiertas.

Yo siempre he sido de apoyar la libre circulación de ciudadanos entre países, que cada uno pueda ir y quedarse donde quiera, eso si, mientras cumpla con las normas del lugar al que vaya.
Me encantan las ciudades grandes por la libertad que se respira, habiendo gente de todos los colores y razas viviendo en armonía. Para mi, no hay nada más bonito que el respeto en la convivencia.

Recuerdo hace poco en Barcelona, cómo unos niños hindúes con turbante y babuchas jugaban al fútbol en una plaza con otros españoles vestidos del Barça, y dos chinos, y tres marroquíes... Era una sensación preciosa verlos... sin prejuicios de ninguna clase. Daba esperanza verlos...
Y las calles de Londres, por ejemplo, donde hay tal mezcla de razas andando hacia un lado y hacia otro, que te hacen sentir parte de ellos, porque nadie es más que nadie.
El tema de la fronteras es complicado. No me parece justo que la gente no pueda cambiar de país buscando una vida mejor. Pero lo que no es justo, es que haya gente que asesine a traición a gente que le ha dado cobijo en su país.
Francia siempre ha sido el país donde más árabes ha habido, desde siempre. Allí los han acogido, les han ayudado a tener un trabajo, una casa, una vida mejor. Y así se lo pagan.

Ayer, 8 árabes, en nombre de Alá, asesinaron a 191 personas (por ahora) que estaban cenando, asistiendo a un concierto, paseando tranquilamente un viernes cualquiera, en el que no podían ni imaginar que iban a encontrar la muerte.

Me causa una rabia atroz la impotencia que tenemos el resto de los mortales ante tal barbarie. No podemos hacer NADA. Estamos en manos de 4 locos que emplean su vida en adorar a un dios que dicen que les manda a matar. Y esos locos están por todas partes, por todos los rincones del planeta, y no podemos hacer NADA.

A veces he visto el programa ese del Aeropuerto de Sydney, y los controles tan sumamente férreos que hacen para dejar entrar a la gente. A veces los devuelven al país de donde vienen por llevar una bolsa con frutas en su maleta. Parece exagerado. Pero ahora veo que no lo es. Ahora veo que la única manera de evitar que pase esto, es cerrar las fronteras a cal y canto. Que no puedan entrar y ni salir personas, que los gobiernos puedan tenernos controlados a todos al milímetro. Es asqueroso, si, pero el no hacerlo, nos deja a todos a expensas de 4 locos con metralletas, que cualquier día se lían a tiros y te destrozan la vida absurdamente. En Australia saben perfectamente a quiénes tienen dentro, con nombres, apellidos, dirección, etc. Allí no creo que se atrevan a hacer una burrada de estas. Además de porque lo tienen más difícil para escapar al ser una isla.
No es justo. Si quieren inmolarse, que se inmolen, pero en un descampado donde no maten a nadie. Si quieren liarse a tiros, que se líen, pero entre ellos, que no valoran en absoluto la vida, y hasta se enorgullecen de morir por su dios. Las madres están orgullosas de sus hijos que mueren por Alá, y muestran sus fotos, forrados de explosivos. Partiendo de esto... ya me diréis a mi qué podemos esperar de esta gente y de sus cabezas...

No es justo que unos padres reciban una llamada de la policía diciendo que su hijo ha sido asesinado mientras disfrutaba en un concierto heavy, o que tu padre ha sido acribillado mientras cenaba en un restaurante con su amigo.

¿¿¿¿PERO POR QUÉ????

Unos pocos árabes, o moros, o munsulmanes, o como queramos llamarlos, son una amenaza para el resto del planeta. Y nunca he sido ni seré racista. Esto ya no es racismo. Pena me dan los que no son malos, los que viven en paz y son gente de bien, porque están condenados a que vayan donde vayan, la gente los mire con miedo. Y esto tampoco es justo. Se están haciendo mal entre ellos mismos. Y todo por una religión mal entendida y mal practicada.

Nadie tiene el derecho a quitarle la vida a nadie, pero ellos se ve que eso no lo entienden. Y por eso, los gobiernos deberían tomarse en serio ya de una vez este tema, y dejarse de tonterías. Yo no quiero que mi hijo vaya de viaje de estudios a Madrid y estar acojonada. Yo no quiero coger un avión y estar acojonada. Yo no quiero ir a un concierto y estar acojonada. Yo no quiero vivir acojonada, y mucho menos en nombre de un dios ni de una religión, ni de una ideología política.
Recuerdo perfectamente el día del 11-S con los cuerpos cayendo al vacío, y el del 11-M con los cadáveres por todas partes....y no sé cuántos días más así nos esperan. Lo que sí se es que el ser humano se acostumbra a todo, de hecho ya vemos las muertes por violencia machista como quien ve el resultado de un partido de fútbol, y me da mucho miedo.

Sé que es imposible acabar con el terrorismo, porque son como las cucarachas, se esconden por todos los rincones, y la Policía (mi admiración hacia ellos), por mucho que haga, no puede tenerlos a todos controlados. Los malos son más que los buenos. Y mientras se sigan fabricando armas, y los gobiernos ricos se las vendan a los gobiernos pobres, estas cosas seguirán pasando. Cuánta hipocresía hay en este mundo...

Sólo espero que nunca nos toque a nosotros, a los que queremos, a los que conocemos, porque eso es lo único a lo que podemos aspirar, a que no nos toque de cerca. Esos locos seguirán matando en nombre de su dios, y nada ni nadie puede impedirlo.

Aprovechemos la vida, salgamos y hagamos cosas, porque a todos esos que cayeron anoche en París, ya nadie les va a devolver la vida, y seguro que muchos se quedaron con cosas por hacer, que dejaron para más adelante.

Cuando veo estas cosas, me alejo aun más de cualquier religión. Todo lo que sea adoctrinar a alguien en un pensamiento concreto, no puede ser bueno. A la vista está que no lo es. Y que yo sepa, sólo hay un dios para los creyentes, por muchos nombres que les quieran poner, cosa que tampoco entiendo. Y ese dios, les dice a algunos que maten. O ellos creen que se lo dice.
Y encima amenazan con que no podremos vivir tranquilos. Como si eso no fuese evidente ya...

Es muy injusto. Es asqueroso. Es aterrador.

No creo en ningún dios, por lo que no puedo decir lo de D.E.P. y quedarme tan tranquila.

Esa gente no merecía morir antes de tiempo. Nadie merece morir de esa manera. Ni de ninguna otra. Y si de verdad existe algún dios, que alguien me explique por qué pasan estas cosas.

Ahora, sigamos con nuestra vida...


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Si te ha gustado, me hace mucha ilusión saberlo ;) Y me anima a seguir escribiendo!
Dale a "Me gusta" en mi página de Facebook y no te pierdas nada ;) Gracias!

https://www.facebook.com/masolaquelaluna
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más post en la columna de la derecha ;) ------> 
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

1 comentario: