sábado, 14 de octubre de 2017

Camareras de piso

Todos hemos oído hablar de ellas, pero de ellas, nadie habla.


Esas que sin conocerte de nada, incluso sin haberte visto nunca, recogen tus cosas del suelo y te limpian el WC.
Mujeres que trabajan para que tú llegues a tu hotel y esté todo como esperabas y has pagado.
Lo que pagas por dormir una noche, es lo que ganan ellas trabajando 10 días 8 horas. Sin parar.
El cenicero que te dejas lleno, ellas lo tienen que tirar. Las botellas de plástico o cerveza que tú dejas por todos lados, ellas las tienen que recoger. Los envoltorios de chocolatinas por los suelos, o toallitas desmaquillantes en el baño, también tienen que limpiarlo ellas.
Y no las conoces de nada.

Yo soy de esas personas que somos más ordenadas y limpias en los hoteles que en nuestras propias casas. Jamás, y digo jamás, he salido de una habitación de hotel habiendo dejado absolutamente nada fuera de su sitio. Podría creerse que en esa habitación no ha habido nadie, si no fuera porque la cama está deshecha. Porque oye, yo en mi casa no hago la cama jamás. Y digo jamás. No iba a hacerla en un hotel. Y no por nada, sino porque es absurdo que la haga, sabiendo que van a deshacerla para lavar las sábanas.


Y lo que ya todos hemos pensado. Esas camas de después de mucho amor (por no llamarle sexo), esas camas a las que una menstruación traicionera ha teñido de sangre, esas en las que un bebé vomitó. O un borracho cagó. Qué asco. Y ahí llegan ellas para que el siguiente huésped lo encuentre todo como si allí no hubiera pasado nada.

Sin olvidar esos carros que pesan más de 100 kilos, y tienen que acarrear a lo largo de 15 km todos los días.

Eso no debe estar pagado con nada. No creo que haya trabajo más duro y asqueroso en el mundo. Rodeada de lujos, de gente que gasta en 12 horas lo que tú ganas en 80. Y encima les tienes que sonreír. Y limpiarles la mierda. Debe ser muy satisfactorio emocionalmente y muy revelador espiritualmente. La ostia.


Y es que, aunque quiero suponer que el 80% de la gente que va a los hoteles es civilizada y no deja sus mierdas esparcidas, en el 20% restante caben muchos guarros. 
Estás heroínas se enfrentan cada día a 50 habitaciones sorpresa, unas no tienen nada dentro, y otras lo tienen todo por los suelos.
Pero tienen 15 minutos para dejarla como recién estrenada. Y después otra. Y otra, y otra, y otra... y otra, y así durante 8 horas seguidas y sin parar. Ni a descansar, ni a hacer pis, ni a fumarse un cigarrillo. Sólo correr, limpiar, agacharse, estirarse, llevar y traer, tengan como tengan la espalda, tengan la edad que tengan. Entrar, limpiar y callar. ¡Y rápido!

Pero esto no es lo peor de este trabajo. No. Todavía hay algo peor. Si.

Estas MUJERES, ganan entre 600 y 800€ al mes. Si, no me falta ningún número por ningún lado. Ese insulto de sueldo tienen estas trabajadoras a las que nadie ve y todo el mundo exige.


¿Qué es lo primero que hacemos cuando entramos en la habitación de un hotel? ¿Qué es lo primero que decimos de un hotel cuando nos preguntan qué tal? ¿Qué es lo que te puede arruinar la estancia hasta el punto de que te vayas?
La piscina puede ser más grande o menos. La comida mejor o peor. El precio más o menos asequible. Las vistas, bah, en vacaciones no vas a estar metido en la habitación.
Pero eso sí. La limpieza tiene que ser EXQUISITA, IMPOLUTA. Ya sea en una pensión de mala muerte o en un Resort de 5 estrellas Superior Plus.
Tiene que estar LIMPIO. Eso lo primero y más importante de todo. 
¿Sí o no?


Pues si esas mujeres supieran el poder que tienen en sus manos, se acababa la explotación a la que están sometidas. Del tirón.
Hay que ver, ¿eh? 
Son las que, sin saberlo, hacen que su cadena hotelera se haga billonaria, o se hunda en la miseria.

En cuanto se pusieran en huelga todas, TO-DAS, en 5 horas tenían doblado el sueldo, un día de descanso y vacaciones pagadas. Los controladores aéreos lo consiguen, y ya ganan más que el presidente del gobierno. 

Nadie, ni empresarios, ni presidentes, podrían trabajar, dar trabajo, pagar impuestos ni ganar dinero si sus empresas u oficinas estuviesen comidas de mierda, sucias, o malolientes. 


Las limpiadoras, ya sean de hotel, de hospital, o de lo que sea, tienen en sus manos que empresas e instituciones les concedan lo que pidan. Aunque sólo sea, un sueldo digno.

Chicas, dejad ya de callar y trabajar en esas condiciones. No sois esclavas. Hacéis un trabajo imprescindible para el buen funcionamiento del mundo. Hacéos valer, queréos, cuidáos.


Nosotros prometemos ser menos guarros, dejar las habitaciones lo más ordenadas posible, y no pensar que no trabajáis bien si nos encontramos un pelo en la ducha o un calcetín debajo de la cama. Quizá si tuvierais 5 minutos más por habitación, eso no pasaría, y vamos, que tampoco es el fin del mundo! Que hay gente muy delicada ;)

Y GRACIAS por vuestro trabajo.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Sígueme en mi página de FaceBook:

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más post arriba a la derecha ;) ---->

18 comentarios:

  1. Alto y claro , totalmente de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno! Lástima que se vea como un trabajo sólo para mujeres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón! Perdona! Seguro que también hay muchos hombres desempeñando ese duro trabajo, pero también es cierto que estamos acostumbrados a que sean mujeres. Igual que por ejemplo, ver a mujeres de conductoras de camión, cada vez es más usual, pero nos cuesta cambiar el chip. Gracias!

      Eliminar
    2. Llevo 20 años en el gremio y el 99% son mujeres. A veces se contrata algún hombre pero de manera puntual. Las camareras de pisos también están expuestas a agresiones por parte de los clientes y de otros compañeros de trabajo. Sufren accidentes laborales que no se investigan, etc. En muchos hogares no se valora ni se apoya el duro trabajo que realizan sus mujeres, madres e hijas limpiando habitaciones porque se creen que es lo mismo que limpiar la casa.

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo,Las limpiadoras somos un eslabon de la cadena muy importante.

    ResponderEliminar
  4. Excelente párrafo sobre las camareras de piso. Creo, además, que el trabajo que realizan no sólo no es valorado por nosotros, los huéspedes, sino, y lo más preocupante y doloroso, por las personas de quien están a cargo. Nunca una palabra de aliento y siempre una bronca . De esa manera, los achaques propios del trabajo se incrementan con lo emocional.

    ResponderEliminar
  5. Hola soy una camarera de pisos y quisiera darle las gracias por esta publicación todo es cierto aver si la gente coje recortes ����

    ResponderEliminar
  6. Se te olvido decir que con todo ese trabajo también tenemos jefas, jefas que en muchas ocasiones nos humillan y denigran, y directores sin escrúpulos que solo buscan ganar méritos en las cadenas a costa de nosotras

    ResponderEliminar
  7. Mejor explicado imposible aunque hay muchimas mas cosas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ya supongo, podría extenderme mucho más, pero era por defender un poco ese trabajo tan poco valorado.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Pues en vuestras manos está el cambiarlo a mejor! Gracias Pepi!

      Eliminar
  9. Y toda ay algo peor que es que los clientes sean guarros y es que tus propios compañeros recepción o camareros o cocina te valoran menos te dan una mierda de desayuno y te niegan asta una botella de agua eso sí que molesta

    ResponderEliminar