sábado, 7 de octubre de 2017

Raro...

Por cierto, estamos a 7 de OCTUBRE. 
Ya están poniendo las luces de Navidad en el Nevada. Y a 36 grados. A 80 días. Dos meses y medio antes.


Algo raro está pasando en el planeta, y no es que Cataluña se va a ver desmantelada en 2 días por el puto capricho de un ignorante, no.
Algo está pasando. Y yo no veo el telediario.
O sea, que si lo viera o viese, no tendría ninguna duda de que este es el fin. No la tengo ya, sin necesidad de saber el 100% de las barbaridades que pasan en el mundo cada día.

¿Os habéis dado cuenta de que los melocotones ya vienen negros de fábrica? Directos a la basura, con su precioso aspecto, su bandeja de porexpán y el film protector transparente de arriba. Ea, has pagado casi 4€ (700 pts), por tirar a la basura 4 melocotones podridos y un montón de plásticos. De esos que van al mar, no se cómo, porque nosotros ponemos los plásticos en un contenedor especial de reciclaje, del que se supone que los sacan y los llevan al lugar adecuado para su transformación en una bolsa nueva o parte de una prótesis de cadera. 


De las de plástico, las que ponen ahora porque no hay dinero para algo de más calidad. Porque desde el 2010-11 cuando nos dijeron que estábamos en crisis, así, de repente, en todas las televisiones mundiales, diarios planetarios, y cadenas de radio interestelares, nos dicen una y mil veces al día que estamos en crisis, que no hay dinero. Y la gente pierde su trabajo, porque las empresas cierran, los inversores se van, la gente no gasta por miedo a quedarse sin trabajo. Y entramos en bucle.

Todos empezamos a representar el papel de que estamos en crisis, de que "La cosa está muy mal " (frase más repetida por el ser humano en la historia de la humanidad), de que vienen tiempos difíciles... y lo hacemos divinamente. Todos nos lo creemos. Lo que nos dicen todos los días machacantemente, nos lo acabamos creyendo.

Y entonces, el universo entra en crisis. Todo es gris oscuro. Hay miedo en el aire. La gente deja de ir a los bares, a los hoteles, a los restaurantes. Las calles se quedan vacías porque no tenemos ni para gasolina, que el gobierno olvidó que la tenía que rebajar porque la gente no tenía dinero, porque no tenía trabajo.

Qué malos años pasamos todos. Qué miedo se respiraba por todos lados. El Lidl y el Día eran supermercados a los que sólo iban inmigrantes y gente pobre. A nadie medianamente normal, se le ocurría ir a ninguno de esos sitios, no fueran a ser vistos por algún pobre. O lo que es peor, por alguien rico! Comprando en el mismo sitio que los inmigrantes. Qué horror.
Y todos sabéis que digo la verdad.

Pues de repente, empezamos a ir todos, en masa a esos supermercados. Antes era raro ver a dos señoras pijas de esas que huelen a cremas caras, en el Lidl, en el Día, o en ALDI. Si te las encontrabas allí, rápidamente te decían: "Yo nunca vengo aquí, pero a mi hijo le gustan estos yogures que son alemanes buenísimos, pero los cojo y me voy, aquí es todo muy malo".


Hay que joderse. Esas cajas de 24 yogures de Mora con mango que todos comprábamos cuando nos pusieron el Lidl. Yogures y chocolates, sólo para eso íbamos antes de la crisis. Después ya se ven señoras de estas llenando carros, y cogiendo 3 tarros de crema facial "cien", de esa que cuesta 3€ y la OCU ha dicho que es tan buena como la de 70€.
Ah, ahora si. Si lo dice la OCU, es porque es verdad. Y la crema se agota en una hora en todo el país.
Hay que joderse.

Pues esos sitios, pasaron de ser sitos semi curres llenos de gente pobre, a ser espacios gastronómicos mejor instalados que el rincón Gourmet de El Corte Inglés del barrio de Salamanca de Madrid.

La crisis no ha sido mala para todos. A algunos les ha hecho ricos. Y a otros MUY ricos. Y a los de siempre, mucho más pobres.

Ahora parece que ya no hay crisis, aunque mucha gente siga con la cantinela de que "La cosa está muy mal". Claro, tantos años repitiéndola, ahora no es fácil quitarse el soniquete.

Yo lo veo todo lleno. Las calles, las tiendas, los bares, los restaurantes, las playas. Cochazos por todos lados, carros hasta arriba en los supermercados. Las tiendas de ropa a rebosar de ropa y de gente.

Pero la gente sigue quejándose. Hay que quejarse claro. De todo.



Por cierto, estamos a 7 de Octubre, a 36 grados, y también están poniendo las luces de Navidad en el Corte Inglés.
Lo de los turrones en Mercadona es cuestión ya de horas.

Y en el puente de la semana que viene no va a llover. Y la gente tan contenta de que no llueva.


Qué raro es todo.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Sígueme en FaceBook:

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más post arriba a la derecha ;) ---->

No hay comentarios:

Publicar un comentario