viernes, 1 de junio de 2018

Vértigo...


A lo que realmente tenemos miedo,
es a la libertad de poder elegir la opción que queramos.
La buena o la mala. Es decisión tuya.


Tú decides y tú aciertas o te equivocas.
Y no siempre se está preparado para asumir ese riesgo.


A lo que realmente le tenemos miedo, es a ser LIBRES. 
Libres para elegir y acertar o equivocarnos. Una gran responsabilidad.
Es mucho más fácil cuando nos dan las cosas hechas y no tenemos que decidir.
El vértigo de la libertad, es como una droga.

Quien ya ha decido, no tiene miedo. Pero tampoco LIBERTAD.
Si has tomado una decisión, estás cómodo, pero atrapado en ella.
O sea, hagas lo que hagas, estás jodido.

Deja de tomar decisiones y déjate llevar.
Ya estás jodido. 
No te preocupes por ná. Bah.

Arriésgate a equivocarte. Total, nunca sabrás qué hubiera pasado si hubieses elegido la otra opción. 
Cada vez que tengas que tomar una decisión, no pierdas ni un minuto pensando qué hacer, te vas a equivocar igual. Elige la primera que pilles, da igual.

A veces parece que no, que has acertado, y te pones tan contento, pero al final te acabas dando cuenta de que te has equivocado, porque la has cagado. Siempre la acabamos cagando. Antes o después. Tú y yo. Todos.


Las cosas pueden empezar bien o mal, sólo hay dos opciones.
Cuando empiezan bien, al final acaban mal, antes o después.
Si empiezan mal, ya no hay más que hablar.

No estoy siendo negativa, no. Estoy siendo realista.
Parejas, amistades, matrimonios, proyectos, trabajos...
Empiezan divinamente, hasta que se joden. Porque no hay nada que dure para siempre haciéndote tan feliz como te hacía al principio.
Ni parejas, ni amigos, ni trabajos. Todo se acaba convirtiendo en una costumbre sin emoción, porque ya sabes lo que va a pasar en cada momento.


Parejas que levan juntas desde el instituto y van a cumplir los 50, hasta los huevos están ya el uno de el otro. Se pueden querer mucho, si, pero es un amor de abuelos, no de adolescentes. A quien le mole eso, perfecto, pero que nadie jure que es feliz, porque la rutina y el saberlo absolutamente todo de la otra persona, no son ingredientes precisamente de la felicidad, sino de otras muchas cosas que nada tienen que ver con ella.
Miedo a estar solo, miedo a perder el status, miedo a quedarte sin trabajo, sin amigos... MIEDO.

Mientras tengas miedo, estarás atado a eso que no te hace feliz. Irán pasando los días, las semanas, los meses y los años, y cada vez serás más infeliz, porque no te atreves a romper con todo y hacer lo que de verdad quieres, a estar con quien de verdad quieres, y a decir lo que de verdad piensas.


Ese momento lo has pensado un millón de veces. Te da vértigo. Miedo a lo desconocido, a qué pasará si lo hago, a qué pasará si lo digo.
Y mientras tanto, se te va pasando la vida, sin ser consciente de que está en tu mano, que tienes la libertad de decidir qué y a quién quieres en tu vida, pero eso es dar un paso al vacío, y da miedo. Y como te da miedo, no lo haces.

Por eso, muchas personas siguen con una pareja que no les llena, un trabajo que no les gusta, o unas amistades que no le aportan, por el miedo a no saber con qué se encontrarán si dan el paso. Prefieren seguir aletargados pero seguros, antes de arriesgarse a ser libres.


A otros, lo que les gusta es precisamente sentir ese vértigo, esa sensación de no tener nada bajo los pies, de tomar una decisión arriesgándote a que te salga mal, pero que merece la pena por las sensaciones que te aporta ese momento. El vértigo te hace SENTIR, y engancha tanto, que estás dispuesto a perder lo que sea con tal de vivir esa sensación de riesgo.

Se nos olvida que solos nacimos y solos moriremos. Que todo lo material que tenemos se quedará aquí cuando nos vayamos, y que lo que hagas con tu vida, sólo depende de tí, y tienes libertad de elegir lo que quieres y a quien quieres en ella, ya que el único responsable de si la disfrutas o no, de si aciertas o te equivocas, eres tú. Nadie más.

Ahora, piensa si tienes la vida que quieres, y si no es así, da el paso.
Quien dijo aquello de "Más vale malo conocido que bueno por conocer", debía ser un amargao cagao con una vida aburridísima. Tanta prudencia, tanta cautela por no perder algo que no te llena, en vez de arriesgarte a conocer algo supuestamente mejor. Porque siempre acaba siendo mejor.

En fin, allá cada uno. Yo lo tengo claro.
Me quedo con el vértigo.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Sígueme en FaceBook:
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más post arriba a la derecha ;) ---->

viernes, 25 de mayo de 2018

Empatía...





Quien no ha sido cuidado, no sabe cuidar.
Quien no fue valorado, no valorará.

Quien no fue querido, no sabrá querer.
De quien no estuvieron pendiente, no lo estará.

Quien no fue libre, libertad dará.
No tendrá apego, empatía ni necesidad.

Sólo vivirá el momento, incluso lo disfrutará.
Pero no esperes que sienta más.

No sabe, no puede, no le enseñaron.

No es que no quiera, es que no sabe. O al menos no sabe de la manera que tú entiendes. Puede quererte mucho y no decírtelo jamás. Puedes no querer a alguien y que crea que si, por interpretar a su manera lo que recibe de tí. No es lo que nos dan, es cómo lo interpretamos nosotros según las necesidades que traigamos en la mochila.

Todos conocemos a hombres que tratan fatal a sus mujeres en público, humillándolas, y ellas responden con una sonrisa y son las más enamoradas del universo. Y viceversa.

Por alguna razón lo harán. Los que humillan, quizá por haberse sentido humillados antes, y los que se dejan humillar, vaya usted a saber por qué. Quizá vieron a sus madres hacer lo mismo. O no. O les compensa por alguna extraña razón.




Aceptemos a los demás como son. Que los demás nos acepten a nosotros como somos.
No hay más, no nos queda otra. 
No juzgar, no etiquetar, no encasillar.
Como haces esto, eres así. Como no haces lo otro, eres asao. NO.

Cada uno hemos nacido y crecido en un molde distinto, y distintos somos, de hecho. No hay dos personas idénticas. Cada ser humano tiene unas características provocadas por cada situación que ha vivido. Dónde nació, el cariño de su familia, la situación económica en la que creció, la relación con sus amigos o parejas, con sus profesores, la disciplina que le inculcaron, los valores, y además de todo eso, la carga genética que cada uno ya traemos de serie. Una mezcla explosiva de matices que conforman a cada persona y la hacen única.

Dicho esto, es imposible que sepamos cómo reaccionar con unos o con otros. No hay una regla ni instrucciones para saber cómo actuar con cada persona con la que nos cruzamos en la vida. Normalmente, la hipocresía que inunda a esta sociedad, hace que la gente se mantenga en un plano superficial con los demás, por lo que se pueden tener 300 amigos a los que no conoces de verdad ni te interesa, pero los ves todos los fines de semana y les haces regalos por su cumpleaños.

A unos les gusta hablar de su intimidad, a otros no. A unos les gusta la gente profunda y a otros la superficial. Unos se divierten con el fútbol y otros leyendo novelas. Unos son felices haciendo senderismo y otros relojes de madera, unos viendo realities y otros leyendo tochos filosóficos de hace miles de años. Unos quieren amor, otros sólo sexo. A unos les gusta que le hagas cosquillas en la espalda y a otros les horroriza. Pasar la tarde montando en bici por los montes o en el sofá viendo series. Fumar porros para estar relajado o hartarse de anabolizantes para estar cachas.


No somos iguales señores, por mucho que se empeñen las campañas ministeriales. Y no me refiero a la diferencia de colores o de razas, no. Me refiero a la diferencia entre nosotros, en cada átomo de nuestro cuerpo.

Lo que a uno le puede gustar, complacer, ofender o afectar, a otro no. La sensibilidad es algo tan abstracto que no se puede medir. Y cada uno tenemos la nuestra, ni mejor ni peor, forjada a base de experiencias, buenas y malas. Es cierto que las malas dan más puntos y te enseñan mucho más que las buenas, por lo que cuando tenemos una mala racha, en vez de hundirnos y quejarnos de nuestra mala suerte, hemos de aceptarla como parte del juego, y ser conscientes de que estamos viviendo una experiencia de la que se puede sacar mucho positivo. Algunos tenemos un Máster en palos ya. La resistencia al dolor, la entereza ante las traiciones, la templanza que adquirimos ante los reveses de la vida, el poder que tenemos para superarlos y las ganas que le ponemos a salir del hoyo. Cuando nos cruzamos con alguien que ha vivido-sufrido-disfrutado algo similar a nosotros, es mucho más fácil encajar, que con alguien que viene de un molde distinto. No hay nada como haber pasado por lo mismo para entenderse.


Unos caen en depresión crónica porque su novio le puso los cuernos con 20 años y ya no levantan cabeza en su vida. Otros son vapuleados, engañados y traicionados mil veces y aún sí, siguen creyendo en los demás y arriesgándose. Otros no han recibido palos ni se exponen a ello. Hay de todo. Y todo depende de la fortaleza mental de cada uno.
Y eso no se compra, ni se aprende. Cada uno reacciona de distinta forma ante las adversidades, y ante la suerte, y así actúa con los demás, como sabe, simplemente.

Es por eso que cuando empiezas a conocer a alguien (hombre, mujer, animal o cosa), según va pasando el tiempo, vas viendo que encajas en unas cosas y en otras no, y a partir de ahí, es cuando se decide si esa persona (animal o cosa) pasa a ser importante en tu vida o simplemente la dejas pasar sin más, según encajen las personalidades en mayor o menor medida.


La conexión neuronal entre dos personas existe o no existe. Si tienen cosas en común, si tienen gustos similares o preferencias parecidas, acabarán manteniendo una relación de amistad, amor, sexo (necesario un poco de química también), o lo que sea que quieran mantener. Si tienen EMPATÍA, la cosa promete. Pero si no...

Puede pasar que a uno le guste el 80% de la forma de ser de otro, y que a ese otro, le guste sólo el 20% de las cosas de ese uno. Ahí poco hay que rascar. Uno de los dos se aburrirá más temprano que tarde.
El amor no se acaba, pero la paciencia, si.


Normalmente, la conexión ronda el 50%, ni fú ni fá, y eso forma el grueso de la sociedad, gente que ni fú ni fá, con la que te puedes tomar 3 cañas cada 6 meses y parece suficiente como para llamarlos "amigos".
Lo complicado de verdad, es toparte con alguien con quien encajes al 80% bidireccionalmente, eso es prácticamente un milagro! Y al igual que las brujas, haberlos hailos.


Para llegar a saber el porcentaje de encajamiento con alguien, tienes que pasar por muchas situaciones, para ver cómo reacciona y así saber si te mola o no su compañía, y al otro la tuya. Situaciones positivas y también negativas. Habrá veces que encajes, y otras que no. En tres días no puedes saber si esa persona encaja contigo o no. Y toda idea que te hagas, dará la vuelta. Hay que ser paciente y no correr (y lo dice la campeona de España de 400 metros lisos con toda clase de obstáculos).

Recuerdo a uno con el que estuve hace años, que me encantaba, me trataba como una reina, pero ¡ops!, tenía la fea costumbre de tratar a las camareras y dependientas como si fueran sus sirvientas, y oye, lo siento, pero hay cosas con las que no puedo. Serás maravilloso y me harás feliz, pero así no se trata a la gente, lo siento. No puedo. No he nacido pa reina.
Por cosas así puede irse una bonita relación a la mierda. Hay también gente que aguanta las cosas que no le gustan, allá ellos.


Toda esta reflexión, es para decir que tenemos que valorar lo bueno que nos dan, y valorar si lo malo es tan grave como para quedarse sin lo bueno. La mayoría de las veces no. Lo mucho bueno puede con lo poco malo, excepto en las películas. Pero tenemos la mala costumbre (yo la primen) de darle más importancia a lo poco malo que a lo mucho bueno. Somos idiotas (yo la primen). 

No podemos pretender que los demás se adapten a nuestras necesidades, exigiéndoles que sean y actúen como nos gusta que sean. Cada uno, como he dicho ya mil veces, es como es, igual que tú eres como eres, y tú decides si te apetece mantener una relación del tipo que sea, o no. Pero dejando al otro ser como es, sin pretender convertirlo en imagen y semejanza de lo que quieres o necesitas.
Un poco de EMPATÍA no viene mal, ponerse en el lugar del otro para ver qué siente, antes de juzgarle y equivocarte, y de camino hacerle pupa.


                                                      "El Lado Oscuro Del Corazón" (1992) [Eliseo Subiela]

No siempre recibes lo que das. No siempre das lo que recibes. No siempre te dan lo que necesitas. No siempre recibes lo que esperas.
Valora si merece la pena dar a quien te da poco, o recibir mucho de a quien no das, o si te dan lo que necesitas, o si a quien le das lo merece aunque no te de, y después, decide. Pero piénsalo.
Yo ya lo he pensado.


"Lorem ipsum quia dolor sit amet".

"Ni tampoco hay nadie que ame, persiga y quiera alcanzar el dolor mismo porque sea dolor, sino porque a veces se dan las circunstancias de tal manera, que con esfuerzo y dolor puede obtener algún gran placer. En efecto, para ir a cosas insignificantes, ¿quién de nosotros asume algún ejercicio físico trabajoso si no es para conseguir alguna ventaja de él? Por otra parte, ¿quién censuraría con razón a aquel que quiere estar en un placer al que no siga ninguna molestia, o a aquel que huye del dolor con el que no se produce ningún placer? Pero sin duda acusamos y juzgamos como los más dignos de un justo aborrecimiento a aquellos que, ablandados y corrompidos por el encanto de los placeres presentes, cegados por el deseo, no prevén los dolores y las molestias que han de sucederles, y están en falta semejante quienes abandonan sus deberes por debilidad de espíritu, es decir, por huir de esfuerzos y dolores."
("Los Extremos del Bien y El Mal" por Cicero, año 45 a.C.)



- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Sígueme en FaceBook:
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más post arriba a la derecha ;) ---->

viernes, 4 de mayo de 2018

¿Por qué lo llaman amor?...



El tema más manido de la historia de la humanidad, del que todo el mundo cree entender, pero nadie tiene la fórmula secreta para que sea como el que nos han metido en la cabeza las putas películas o la educación católica.

El amor es... El amor es.... Todo el mundo cree saber lo que el amor es.



Pero en realidad, el amor es para cada uno, algo diferente. Para unos es que le respeten o le regalen flores en San Valentín, para otros que le hagan sentir bien o le cuiden, para otros que le digan cosas bonitas o le mantengan, para otros que le hagan la vida más fácil, le tengan planchada la ropa y la comida hecha, o le den sexo todos los días, que le hagan reír o compañía... Hay de todo, para todos los gustos.

El hecho es, que a estas alturas del milenio, nadie sabe muy bien qué cojones es eso del amor, del que todo el mundo habla, todos creen tenerlo o saber lo que es, pero nadie en realidad sabría decir si lo ha encontrado o no. Sucedáneos a punta pala, por tos laos. Parejas que se llevan bien, que se entienden o que forman una familia conocemos todos. Pero eso no tiene nada que ver con el amor, eso es simple empatía o simpatía, comodidad o costumbre, además claro está, de una alta atracción física y/o sexual al principio, (que en el fondo es lo primero que nos hace pensar que esa persona es lo que estábamos buscando), pero que por desgracia, es lo primero que desaparece.




Con el tiempo, esa atracción se esfuma por completo, si, enterica. Y lo peor es que lo sabéis. Llega un momento en el que te apetece más poner la lavadora, tender la ropa de noche a -8 grados en la terraza, pasar el aspirador por toda la casa, incluso ir a comer con tus cuñadas, antes que echar un rato de retoze con ese que no sabes cómo ha llegado a liarte de esa manera, que te ves siendo más su asistenta que su pareja. O en el caso de los hombres, te ves siendo más su mecenas que su marido. Y esa es la historia del 90% de las parejas. Y lo sabéis.

Pero, a veces (una o ninguna en la vida) ocurre una conexión química o eléctrica, invisible, entre dos personas. Una puta conexión. O te da la corriente, o no te da. Aunque en principio ninguno de los dos sea el "prototipo" del otro. Detestable palabra, "prototipo"... Vamos, que como no es ya suficientemente complicado dar con una persona que te atraiga y con la que te entiendas medio bien, encima tiene que ser "tu prototipo". Con exigencias estéticas vamos a ir ahora, para ponerlo más difícil todavía. Así luego pasa lo que pasa...

Pero a veces ocurre, y se crea un vínculo inmediato entre dos personas totalmente desconocidas, sean como sean y de donde sean, y sin saber por qué, podrán estar 16 horas seguidas hablando por teléfono de lo que les gustan las palomitas de microondas o de que la tierra es redonda, y los dos flipando.
Ahí si. Ahí les ha dao el lambreazo bien dao. 


Los dos hablan el mismo idioma. Uno entiende perfectamente lo que dice el otro, y piensa igual. Sin esfuerzos, sin reservas, sin hacer nada para que eso pase. Simplemente, pasa. Es como hablar con uno mismo.
Muy pocos habéis experimentado esta sensación maravillosa. Puede que algo parecido, si, pero siempre alguna de las dos partes ha tenido que ceder, actuar o callar para que todo fluyera. ¡Y ahí está el error!

Si empiezas "no siendo tú" al 100%, lo más fácil es que conforme vayan pasando los días, las semanas, los meses... llegues a un punto de desesperación y de ansiedad que te haga tomarle hasta asco al que tenías por el "amor de tu vida", porque sin darte cuenta, es un yugo que te has echao al cuello y que no te permite ser como tú eres. Y es que ninguna mentira se puede sostener eternamente, y luego vienen los lamentos "es que él no era así cuando lo conocí", "es que ella ha cambiado mucho". Pues claro, a los 4 días no se iba a tirar un peo delante tuya, pero a los 4 meses ya si... Incluso varios seguidos.


Y entonces, ¿por qué siguen juntos si no son lo que creían ser?
A esos, cuando se conocieron, les dio un pequeño calambrillo, poca cosa, pero tenían tanta gana de estar con alguien que creyeron que era un lambreazo lo que les dió, y se juntaron, viajaron, disfrutaron, y se casaron, y tuvieron hijos, pero el calambrillo desapareció a los 3 meses y no... Ya no son felices. Ellos se quieren creer que si, pero no. Lo suyo fue sólo una descarga pequeña, pero ellos lo sintieron como si fuese de 50.000 voltios, de las ganas que tenían de conocer a alguien, juntarse, casarse y tener hijos. Demasiadas ganas. Ea, pues ahí lo tienes, la "felicidad" tal y como te la han taladrado en el cerebro desde que naces. Nada que ver con la felicidad real. Nada.

Hay taaanta gente, tantas parejas pensando cada uno para sus adentros "¿Y que hubiera sido de mi vida si me hubiera ido con Javi, o con Lola, que me gustaba más, pero nunca se lo dije?...



Pues os vais a quedar con las ganas de saberlo. Porque elegísteis mal, por las prisas. Es que, eso de decir con 16 años "Tengo novi@" está más valorado que sacar matrícula de honor. Y con 40 más valorado que llegar descubrir la cura del cáncer. Lo importante es poder decir "Tengo novi@"  cuando te pregunten, aunque no sepas ni por qué l@ tienes, pero l@ tienes, y te sientes superior a los que no tienen, por amargao que estés teniéndol@. Por poco que tengas en común con quien duermes todas las noches, de puertas para afuera, eso no se nota.
No ni ná.



Y así sigue la vida, con gente gastando la suya junto a alguien con quien ya, ni cosquillas siente. Porque claro, si lo del principio no fué un lambreazo de esos gordos, no esperes que con el tiempo sigas sintiendo algo, es pura física. Pero ya hay costumbre, dependencia, cariño, hipotecas, hijos, cuentas corrientes conjuntas, pena, compasión y muchas cosas más importantes que la pasión. 

Y UNA MIERDA.

No hay conjunto de palabras que sean capaces de, juntas, hacerte sentir lo mismo que una palabra sola. PASIÓN.

El "amor" como tal estará muy bien, si-si, pero acaba siendo un aburrimiento soporífero más pronto que tarde. Como no haya pasión, tienes garantizada la segunda parte de la vida más aburrida de la historia de la civilización. Con mirar la cara del 90% de las parejas que hay tomando algo en un bar, entenderás perfectamente a qué me refiero. Él mirando el partido en la tele, ella jugando al Candy Crush con el móvil... Puff.
¿Y le llaman amor a eso?
Y lo de ir el sábado por la mañana a hacer la compra juntos, ya es para premio. ¿Qué necesidad hay? ¡Cuidado! Que esa es una de las cosas que más matan la pasión.


Llegas a detestar cualquier mínima cosa que haga. Coger el mando de la tele, dejar la toalla después de la ducha en cualquier sitio, las 3 horas de teléfono mientras tú intentas ver una peli, su forma de cerrar la puerta del coche, las 3 horas que tarda en maquillarse, dejar la taza de café en la mesa, el sonido de abrir una lata de cerveza, mil cosas. Tonterías, si, pero te repatean los hígados, y lo sabes. Tienes que mirar hacia otro lado para no partirle la cara o escupirle. A esa persona con quien compartes tu vida, si. 

Pero aguantas hasta que la muerte os separe, que lo dijo el cura. Porque hay que aguantar. Los viejos dicen que "ahora no se aguanta nada, la gente se separa por cualquier cosa". Bueno, ese criterio no es muy válido, ya que viene de una generación en la que, mientras no te pegaran, lo demás se podía aguantar perfectamente. Algunas incluso aunque les pegaran. Eran otros tiempos.
"Mujer, hay que tener paciencia, qué van a decir si te separas, qué vergüenza, y los niños, pobrecitos".
Claro, es mucho mejor pasar tu vida al lado de alguien que no te respeta, que no te quiere, que no te hace sentir chiribitas, que no te hace reír, a quien no deseas, sólo porque "qué vergüenza, qué van a pensar". Y de rebote darle a los hijos una infancia llena de discusiones y malas caras.

Y entre unas cosas y otras, seguimos toda la vida con el "amor" a cuestas, que ya más que una suerte, es toda una desgracia.




Pero, l@s hay que tienen los cojones/ovarios o la inteligencia (o las dos cosas) de decir "hasta aquí hemos llegado", se lían la manta a la cabeza y deshacen todo el entuerto en el que llevan malvivendo durante años, prefiriendo pasar por ese duro trance a seguir muertos en vida. Cada vez son más los que se plantan y deciden separarse, y oye, el 99% de ellos piensan "¿Por qué no lo habré hecho antes?" Por algo será... La paz mental está subestimada, pero en realidad es lo único que te hace realmente feliz, ya sea solo o acompañado.

Pues nada, cada uno es libre de amargarse la vida como le plazca (esta frase ya la he repetido demasiadas veces, pero es que es así). Porque cuando experimentas la verdadera pasión, te das cuenta de que todo lo anterior ha sido un autoengaño de lo más zafio y estúpido. Claro, tú tampoco sabías que ese grado de conexión neuronal, emocional y sexual con alguien era posible a estas alturas, cuando ya creías saberlo y haberlo vivido todo, y creíste que lo tenías con quien ahora te das cuenta que ni por asomo, y por eso "aguantabas", creyendo que eso era a lo más que podías aspirar como ser humano.

Señores, señoras, plantéense si están compartiendo su vida con quien quieren, o simplemente, con quien deben.

Volver a estar vivo tiene un alto precio, pero mucho más bajo que seguir muerto.

Y merece la pena intentarlo. Mucho.





- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Sígueme en FaceBook:
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Más post arriba a la derecha ;) ---->

viernes, 27 de abril de 2018

NOticiario NOcturno.


Hace muchos meses que no os deleito con el famoso y vitoreado noticiario nocturno.



Pues bien, siento deciros que sigo sin ver las noticias. Ni puta idea tengo de lo que está pasando en el mundo, ni de dónde está Puigdemont (ni falta que me importa). Es como cuando dejas de ver Sálvame unos días, y cuando lo vuelves a ver, no conoces a nadie de a los que critican. Foh. Te sientes out of space. Es heavy la sensación. Mola. Te sientes fuera del espacio controlado por las inframentes mandantes universales.
Bueno, siempre hay cositas que te llegan por su magnitud, como lo de la Cifuentes robando colonias de 20€, o lo de que Paquirrín está de gira como cantante. De estas cosas, te enteras aunque no quieras.

Pues eso, que no tengo noticias reales que comentar. Pero que hay otras perlitas de la tele que puedo criticar, y critico.
A saber.

-Anuncio de FANTA ZERO.
OK. Todos entendemos que es Fanta light, de esa que dicen que no tiene azúcar, pero que claro que tiene.
Bien, pues me ha parecido ver un anuncio de "FANTA ZERO AZÚCAR AÑADIDA".
Me he quedado muerta. O sea, primero estaba la Fanta de toda la vida que estaba buenísima. Después inventaron la "Fanta Zero", que es la Fanta de toda la vida pero con -dicen- un poquito menos de azúcar que la original. O sea que le quitan el azúcar añadida que le habían añadido antes.
A ver que yo no digo nada, que cada empresa puede inventar lo que le dé la gana mientras le de beneficios y no mate a nadie. Que me parece muy bien que hagan con la Fanta lo que quieran, pero después de tanto proceso de quitar y poner azúcar, para al final conseguir una Fanta light más sana, y que ahora les dé por echar el doble de azúcar y ponerle el nombre de "Fanta Zero Azúcar Añadida"... coño... Es pa nota.
Aunque ahora que me doy cuenta... ¿No falta un "SIN" delante de "Azúcar añadido" para que se entienda que le han quitado el azúcar a la que se supone que ya no tenía?... Ayyyy...

- - -

-SANTI MILLÁN ¿No era un actor buenísimo?
Vaaaale, famosillo. Es que me ha parecido que 4 de cada 5 programas de nuevos talentos lo presenta él, ¿no? Lo que pasa es que como actúa igual en todos, ya no se distingue si estás viendo "Tú sí que vales", "El Club de la Comedia" o "Got Talent", aunque lo mismo da, porque lo mismo es.
Tanta carrera para acabar así... Claro que su dinerillo le darán, lógicamente, pero es como estudiar para Investigador del CSIC y acabar vendiendo paracetamol en una farmacia de barrio. Pobre...

- - -

-Anuncios de PRÉSTAMOS EN 15 MINUTOS.
¿De verdad esto está volviendo a pasar? ¿De verdad es legal volver a ilusio-extorsionar a la población? ¿Para que volvamos a llenar carros de Carrefour por encima de nuestras posibilidades? ¿Para que compremos TVs de plasma gigantescas teniendo pisos de 60m2?
¿Es legal y moral que vuelvan a hacernos sentir que volvemos a PODER comprar a plazos cualquier cosa que no necesitemos? 
¿¿Por qué??
Y salen como las setas, ¡¡por todas partes!! Hay miles de prestamistas legales merodeando por la parrilla televisiva... Manda cojones. No hemos salido de una y ya nos están metiendo en otra.
A ver si esta vez somos un poco menos gilipollas, y sabemos dónde no debemos meternos, que luego vienen los lloros, y ya no está ZP para echarle la culpa. Aunque está Marianico el corto, que también vale.

- - -

-CONCURSOS
¿Habéis visto Factor X? ¿La Voz? ¿MasterChef? ¿Pasapalabra? ¿Got Talent? ¿Mi madre cocina mejor que la tuya? ¿Tú sí que vales?, ¿Ninja Warrior?, ¡Y hasta hay uno de coser modelitos de alta costura en 5 minutos!
Qué estrés de programas por dios! Todos corriendo, con prisa, siempre tol mundo acojonao! Por dios! ¿Cómo van a hacer unos menús imposibles para 100 personas en media hora? ¿Qué necesidad hay de torturarse subiendo y bajando rampas y cuerdas a pique matarse? ¿Por qué hay gente que se cree que sabe cantar o bailar, y van a la tele, sin que nadie de su entorno les haya dicho que mejor se queden en casa? ¿Por qué hay que contestar 100 preguntas en 2 minutos? ¿¿Qué prisa hay??
Pufff...

¿Qué fué de Heidi, Marco, Mazinger Z y El Humor Amarillo?
Cosas relajadas, emocionantes, emotivas, divertidas...
Por dios... Y nos asustamos de cómo está el mundo...
Dime qué concursos ves, y te diré en qué estado mental te encuentras...

- - -

De SÁLVAME, mejor no hablar. Reconozco que antes, cuando estaba cansada y no tenía energías para enterarme del argumento de una película de dos horas (y me quedaba media hora para irme a dormir) lo ponía como para no pensar en nada, y de camino ser consciente de la cantidad de gilipollas gritones y de gente casposa que hay en este país, por si me quedaba alguna duda.

Pero puff, se ve que ahora estoy demasiado cansada de oir hablar a gente, o que tengo claro que estamos rodeados de gilipollas casposos, porque no soporto ni verlo pasar mientras zapeo. Esos peinados que llevan ellas, POR DIOS!! Esas toneladas de maquillaje, POR LA VIRGEN!, esos cabreos monumentales entre ellos constantemente, POR EL ESPÍRITU SANTO!!!, y lo peor de todo, la panzá de miles de euros que ganan cada uno de ellos por NO HACER NADA PROVECHOSO. Eso sí que cabrea.
Y de todos modos, como ya no estoy al día y no sé quién es quién, me aburro.
















Lo del señor presentador, sí que es un misterio de Cuarto Milenio. Ya he hablado de él en otros posts. Un tio feo, recortao, hinchao, sin chiste ninguno, y con una barba de esas que son lija del 15, que trabaje en el 90% de los programas de la cadena... Vamos, que sólo le faltaba ser heterosexual pa no tener por dónde cogerlo.
En fin, él sabrá a quién le ha dorado la píldora pa estar donde está.



---
Y para el final, dejo lo más alucinante de todo (para mi).
Un anuncio de media hora promocionando el mundial de fútbol de Rusia.

Foh! Salen absolutamente todos los presentadores de telediarios y programas, bailando ridículamente con una cara de felicidad que pa qué, con una música de esas que te hacen rozar la felicidad aunque detestes el puto fútbol. Joder.
Lo ves, y te crees que has llegado al paraíso, qué maravilla, qué ilusión, que España va a jugar en el mundial de Fútbol. 
Pos como siempre. Menuda novedad.

¡¡¡ Se terminaron nuestros problemas y los del Universo!!!!...
VER VIDEO




Y pasará lo de siempre. Que lo mismo ganan el mundial, o que los eliminan a la primera porque seguro que el árbitro estaba comprado. Y la gente llorará a moco tendido, como si les hubieran diagnosticado una enfermedad terminal. Menos mal que pueden pedir préstamos en 15 minutos y ahogar sus penas llenando carros en Carrefour de cosas que no necesitan, y después verse cualquier concurso agobiante, tomándose una Fanta Zero Azúcar Añadido.
Lavín qué asco.

Esto me pasa por poner la tele 5 minutos y tragarme 5 anuncios.
Menos mal que no veo el telediario...



- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Sígueme en FaceBook:
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más post arriba a la derecha ;) ---->