viernes, 30 de junio de 2017

Inconsciencia

La gente que es más feliz, es porque no tiene conciencia. Y es muy conformista.

Según el nivel de conciencia y conformismo de cada uno, será más o menos feliz.


Una persona completamente consciente de todo lo que le rodea, del mundo en el que vivimos, de los problemas del día a día, de las injusticias del planeta, de la asquerosa corrupción que nos inunda, y de la fragilidad del ser humano, es imposible que pueda ser feliz. Y eso va unido al inconformismo.

Siempre tendrá en su cabeza alguna frase o imagen vista que le hará recordar lo miserable que es su vida, el poco futuro que tiene, la mala suerte que le persigue, el desastre en que se está convirtiendo todo... Y eso, lógicamente, no le dejará conciliar el sueño, disfrutar de su vida, de su familia, de lo que le rodea, porque estará constantemente pensando en los peligros que les acechan, en lo que pudiera pasar, en lo injusto que es todo...


En cambio, el inconsciente es el que de verdad puede ser feliz, y de hecho, lo es.
Aquel que tiene como máximo deseo en la vida que lleguen las fiestas del pueblo, o irse un domingo a la playa con los bocatas y las neveras, o ir al fútbol, o comer pescao frito en un restaurante, o irse de juerga hasta las tantas. O simplemente, quedarse en su casa porque le da la gana.



Para alguien con estas nobles aspiraciones, el ser feliz es muy fácil, está al alcance de su mano, lo tiene como ilusión a corto plazo, y cuando lo consigue se siente la persona más feliz del mundo. Mucho! 

Cualquiera de esas cosas las disfruta como si fueran lo mejor de lo mejor, como si no hubiera nada más en la vida que hartarse de chuletas o de tinto con casera. O ir al partido con los colegas, o irse al bar a ligar. Qué poco piden algunos, qué suerte tienen con conformarse con cosas tan fáciles de conseguir.


También están los que no se conforman con casi nada. Cada vez hay menos cosas que les hagan felices. Ya no les llena nada o casi nada, pero lo que les llena, les hace inmensamente más felices de lo que pueden llegar a ser los que disfrutan con cualquier cosa. Es como comparar a quien se agacha cada vez que ve una moneda de un céntimo en el suelo y va tan contento con 20 céntimos en el bolsillo, con el que sólo se agacha cuando ve una moneda de 20. Ambos tienen lo mismo, pero el primero se ha tenido que agachar 20 veces para tener lo que el segundo ha conseguido agachándose una sola vez. Y los dos están felices, pero cada uno lo consigue con diferente esfuerzo.


Esta gente suele ser considerada como "rara", por el simple hecho de que no disfrutan con lo que le flipa al resto de la población. Y es una putada. Ojalá pudieran sacarle diversión a eso de irse de senderismo un domingo a las 8 de la mañana, o a una soporífera visita cultural a 40 grados, o pasar la tarde en un bar hablando de tonterías, o a un concierto de Vanessa Martín, o a la playa cuando va toda la ciudad a la vez. Pero no, hay gente que ya no disfruta con nada ajeno a estar consigo mismo, con su música, sus películas o sus cosas, porque nada de lo que la sociedad les ofrece, le llena. Pueden caer en la tentación de bajar el nivel y hacer cosas normales como los demás, pero eso sólo les causará frustración, ya que se sentirán vacíos mientras ven que los que le acompañan, son inmensamente felices tomándose 20 cubatas, soltando chistes sin gracia y hablando de fútbol o de trapitos.


La Conciencia también se refiere a el hecho de ser consciente de estar haciendo algo bien o mal. El ángel y el demonio de toda la vida.

Cuando tú tonteas con otr@, sabiendo que tienes pareja, y que si te lo hiciera a tí no te gustaría, pero lo haces, es el demonio el que te está azuzando a que lo hagas. Tú no tienes culpa, la culpa es del demonio. Y vas y le pones los cuernos a tu pareja. Y hay gente que después de esto se siente mal, porque su conciencia le dice que eso no se le hace a alguien a quien se supone que quieres, y es el angelito el que te martillea la mente día tras día y no te deja dormir en paz. Aunque también hay gente que no tiene angelito, y es sólo el demonio el que domina en sus actos. Pues bien, esta gente NO tiene conciencia.


Tampoco la tienen aquellos que aparcan en segunda fila sin pensar que todos los que lleguen, tienen que frenar y meterse en el carril contrario por su culpa, arriesgándose a un accidente o una multa. Ni los que tiran basura por la ventanilla sin pensar que después tendrá alguien que limpiar lo que él ensucia. Ni los que están en su casa hablando a voces y dando golpes las 24 horas, creyendo que viven en un cortijo aislado en lo alto de un monte, cuando tienen vecinos abajo y a los dos lados a los que les están haciendo la vida imposible. Ni los que sólo piensan en su ombligo, importándoles una mierda las consecuencias que eso traerá a los demás.

Todos estos, además de no tener conciencia, no tienen vergüenza, ni educación, ni respeto. Nada. Pero oye, viven tan felices en su ignorancia.


El que no ve las noticias por ejemplo, y está ajeno al mundo, no sufre por las barbaridades que ocurren cada día, por las mujeres asesinadas a manos de sus parejas, por los hombres privados de ver a sus hijos por las zorras de sus ex, por las bombas yihadistas en conciertos de adolescentes, por los desfalcos millonarios que hacen los políticos o parientes reales, porque el Betis haya perdido ante el Osasuna, o porque el precio del butano suba o baje. Están ajenos a todo eso, y mucho más felices que los que están perfectamente informados de absolutamente todo.

Que si, que para hablar en el bar viene muy bien saber cuántos refugiados llevan meses pasando hambre y frío, pero para tu conciencia como ser humano, eso es una bomba. Ya sabemos que desgraciadamente eso existe, pero no es necesario que te lo recuerden todos los días de tu vida con imágenes en HD, más que nada porque NO PUEDES HACER NADA POR AYUDARLES, ya se encargan los políticos de dejarlos que se mueran. Total, esa gente no paga impuestos y molesta, verdad?


Los políticos. Los reyes de la inconsciencia. Gente que teniendo un puesto de poder, se empeña en quedar bien delante de sus superiores saltándose a la torera lo que el pueblo necesita o desea. Menudos son.
Que llega la Nochebuena y les dan de cenar a los sin techo. Qué bien. ¿Qué pasa? ¿Que el resto del año esa gente no come?...
Que cada 10 días se suicida un policía o guarda civil y no hacen NADA.
Que cada día un hombre asesina a la madre de sus hijos y con poner lazos negros en las fachadas de los ayuntamientos ya está todo arreglado. Qué asco me dan. Todos. Fantoches. Hipócritas. Inhumanos.

En fin... Hoy estoy algo catastrófica... Y es que el ambiente que hay en las calles después de la lluvia de barro que hemos tenido en algunos puntos de Andalucía, hace que se vea todo como si hubiera explotado una bomba atómica. Es desolador. Estamos acostumbrados a que nuestros coches brillen igual que nuestras dentaduras, y tanto polvo por todos lados es incómodo.



Quizá la Madre Naturaleza nos está queriendo decir algo. Quizá es el momento de ser consciente de que debemos dejar de ver las noticias y mirar un poco más a nuestro alrededor. Que hay gente muriendo en Siria, pero también en la calle de al lado hay un señor que duerme entre cartones. Que las residencias de ancianos están llenas de personas que pasaron su vida trabajando para mantener a unos hijos, que ahora los han aparcado en edificios de pago con pensión completa. Que hay niños de 10 años que se suicidan porque en el instituto los acosan y nadie se da cuenta de que algo pasa. Que los ríos y mares están llenos de plásticos que hemos tirado nosotros. Que ya hay fresas en invierno y los tomates saben a agua.

Demasiados signos de que esto ha tomado una velocidad de autodestrucción que ya nada ni nadie puede parar.
Como si eso fuera poco, ser consciente de todo esto, como para encima ver las noticias y llenarte el cerebro de macabras imágenes.


No. Yo no quiero ser consciente de nada. Ni de lo que pasa, ni de lo que va a pasar, ni de lo que está pasando. No necesito tener tema de conversación de este tipo. No. No me da la gana.

Y vivo mucho más feliz que cuando me lo sabía todo. Quizá os pueda parecer estúpido vivir al margen del mundo, pero a mi lo que me parece demencial es seguir viviendo en un planeta donde no hay más que desgracias e injusticias, y estar al día mientras te hartas de cubatas contando chistes estúpidos.

Si, los inconscientes somos bastante más felices que los conscientes. Y de todos modos, pase lo que pase, vamos a ir todos al mismo hoyo. Eso sí, no pienso lavar el coche hasta verano, que están los lavaderos de coches con unas colas kilométricas, como si fuese el fin del mundo y hubiera que ir con el coche brillante.


El mundo se está yendo a la mierda, y el coche de atrás te pita si se pone el semáforo en verde y no has salido echando ostias en 0,1. Tendrá prisa el gilipollas. A estos especímenes los reconocerás porque van con las ventanillas cerradas, fumando y con bafles de discoteca a 300.000 decibelios. La generación del mañana, instruida en centros públicos donde los someten a contínuos castigos por respirar. Eso es lo que tenemos, escuelas modernas con sistemas de la época de la represión. Pero eso sí, todo muy liberal y todo muy consensuado. JA!

Los únicos que podemos salvar esto somos nosotros. ¿Qué tal un poco más de empatía y generosidad con el prójimo? ¿Un poco más de paciencia? ¿Salir de casa pensando que hay más gente buena que mala? ¿No estar siempre a la defensiva? ¿Valorar más lo bueno que remarcar lo malo?...

Eso no evitará desgracias, pero sí nos hará el día a día más agradable.
Pero claro, si vivimos inyectados a las noticias, es normal que nuestro carácter sea pesimista, agresivo, egoísta y anti-empático, y veamos una amenaza personal en cualquier bicho viviente.



Deberían de poner el "Día mundial sin información", y veríais cómo ese día, sois más felices. También vale con no ver la tele. Al final te acabas enterando igual de casi todo, porque a todo el mundo le encanta difundir las desgracias ajenas, pero al menos no tendrás esas imágenes en tu cabeza dando vueltas mientras intentas dormir.

Sé inconsciente. No te conformes.
O mira, haz lo que te de la gana mientras no engañes, ensucies ni molestes.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Sígueme en FaceBook:
https://www.facebook.com/masolaquelaluna
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Más post arriba a la derecha ;) ---->

No hay comentarios:

Publicar un comentario