viernes, 4 de mayo de 2018

¿Por qué lo llaman amor?...



El tema más manido de la historia de la humanidad, del que todo el mundo cree entender, pero nadie tiene la fórmula secreta para que sea como el que nos han metido en la cabeza las putas películas o la educación católica.

El amor es... El amor es.... Todo el mundo cree saber lo que el amor es.



Pero en realidad, el amor es para cada uno, algo diferente. Para unos es que le respeten o le regalen flores en San Valentín, para otros que le hagan sentir bien o le cuiden, para otros que le digan cosas bonitas o le mantengan, para otros que le hagan la vida más fácil, le tengan planchada la ropa y la comida hecha, o le den sexo todos los días, que le hagan reír o compañía... Hay de todo, para todos los gustos.

El hecho es, que a estas alturas del milenio, nadie sabe muy bien qué cojones es eso del amor, del que todo el mundo habla, todos creen tenerlo o saber lo que es, pero nadie en realidad sabría decir si lo ha encontrado o no. Sucedáneos a punta pala, por tos laos. Parejas que se llevan bien, que se entienden o que forman una familia conocemos todos. Pero eso no tiene nada que ver con el amor, eso es simple empatía o simpatía, comodidad o costumbre, además claro está, de una alta atracción física y/o sexual al principio, (que en el fondo es lo primero que nos hace pensar que esa persona es lo que estábamos buscando), pero que por desgracia, es lo primero que desaparece.




Con el tiempo, esa atracción se esfuma por completo, si, enterica. Y lo peor es que lo sabéis. Llega un momento en el que te apetece más poner la lavadora, tender la ropa de noche a -8 grados en la terraza, pasar el aspirador por toda la casa, incluso ir a comer con tus cuñadas, antes que echar un rato de retoze con ese que no sabes cómo ha llegado a liarte de esa manera, que te ves siendo más su asistenta que su pareja. O en el caso de los hombres, te ves siendo más su mecenas que su marido. Y esa es la historia del 90% de las parejas. Y lo sabéis.

Pero, a veces (una o ninguna en la vida) ocurre una conexión química o eléctrica, invisible, entre dos personas. Una puta conexión. O te da la corriente, o no te da. Aunque en principio ninguno de los dos sea el "prototipo" del otro. Detestable palabra, "prototipo"... Vamos, que como no es ya suficientemente complicado dar con una persona que te atraiga y con la que te entiendas medio bien, encima tiene que ser "tu prototipo". Con exigencias estéticas vamos a ir ahora, para ponerlo más difícil todavía. Así luego pasa lo que pasa...

Pero a veces ocurre, y se crea un vínculo inmediato entre dos personas totalmente desconocidas, sean como sean y de donde sean, y sin saber por qué, podrán estar 16 horas seguidas hablando por teléfono de lo que les gustan las palomitas de microondas o de que la tierra es redonda, y los dos flipando.
Ahí si. Ahí les ha dao el lambreazo bien dao. 


Los dos hablan el mismo idioma. Uno entiende perfectamente lo que dice el otro, y piensa igual. Sin esfuerzos, sin reservas, sin hacer nada para que eso pase. Simplemente, pasa. Es como hablar con uno mismo.
Muy pocos habéis experimentado esta sensación maravillosa. Puede que algo parecido, si, pero siempre alguna de las dos partes ha tenido que ceder, actuar o callar para que todo fluyera. ¡Y ahí está el error!

Si empiezas "no siendo tú" al 100%, lo más fácil es que conforme vayan pasando los días, las semanas, los meses... llegues a un punto de desesperación y de ansiedad que te haga tomarle hasta asco al que tenías por el "amor de tu vida", porque sin darte cuenta, es un yugo que te has echao al cuello y que no te permite ser como tú eres. Y es que ninguna mentira se puede sostener eternamente, y luego vienen los lamentos "es que él no era así cuando lo conocí", "es que ella ha cambiado mucho". Pues claro, a los 4 días no se iba a tirar un peo delante tuya, pero a los 4 meses ya si... Incluso varios seguidos.


Y entonces, ¿por qué siguen juntos si no son lo que creían ser?
A esos, cuando se conocieron, les dio un pequeño calambrillo, poca cosa, pero tenían tanta gana de estar con alguien que creyeron que era un lambreazo lo que les dió, y se juntaron, viajaron, disfrutaron, y se casaron, y tuvieron hijos, pero el calambrillo desapareció a los 3 meses y no... Ya no son felices. Ellos se quieren creer que si, pero no. Lo suyo fue sólo una descarga pequeña, pero ellos lo sintieron como si fuese de 50.000 voltios, de las ganas que tenían de conocer a alguien, juntarse, casarse y tener hijos. Demasiadas ganas. Ea, pues ahí lo tienes, la "felicidad" tal y como te la han taladrado en el cerebro desde que naces. Nada que ver con la felicidad real. Nada.

Hay taaanta gente, tantas parejas pensando cada uno para sus adentros "¿Y que hubiera sido de mi vida si me hubiera ido con Javi, o con Lola, que me gustaba más, pero nunca se lo dije?...



Pues os vais a quedar con las ganas de saberlo. Porque elegísteis mal, por las prisas. Es que, eso de decir con 16 años "Tengo novi@" está más valorado que sacar matrícula de honor. Y con 40 más valorado que llegar descubrir la cura del cáncer. Lo importante es poder decir "Tengo novi@"  cuando te pregunten, aunque no sepas ni por qué l@ tienes, pero l@ tienes, y te sientes superior a los que no tienen, por amargao que estés teniéndol@. Por poco que tengas en común con quien duermes todas las noches, de puertas para afuera, eso no se nota.
No ni ná.



Y así sigue la vida, con gente gastando la suya junto a alguien con quien ya, ni cosquillas siente. Porque claro, si lo del principio no fué un lambreazo de esos gordos, no esperes que con el tiempo sigas sintiendo algo, es pura física. Pero ya hay costumbre, dependencia, cariño, hipotecas, hijos, cuentas corrientes conjuntas, pena, compasión y muchas cosas más importantes que la pasión. 

Y UNA MIERDA.

No hay conjunto de palabras que sean capaces de, juntas, hacerte sentir lo mismo que una palabra sola. PASIÓN.

El "amor" como tal estará muy bien, si-si, pero acaba siendo un aburrimiento soporífero más pronto que tarde. Como no haya pasión, tienes garantizada la segunda parte de la vida más aburrida de la historia de la civilización. Con mirar la cara del 90% de las parejas que hay tomando algo en un bar, entenderás perfectamente a qué me refiero. Él mirando el partido en la tele, ella jugando al Candy Crush con el móvil... Puff.
¿Y le llaman amor a eso?
Y lo de ir el sábado por la mañana a hacer la compra juntos, ya es para premio. ¿Qué necesidad hay? ¡Cuidado! Que esa es una de las cosas que más matan la pasión.


Llegas a detestar cualquier mínima cosa que haga. Coger el mando de la tele, dejar la toalla después de la ducha en cualquier sitio, las 3 horas de teléfono mientras tú intentas ver una peli, su forma de cerrar la puerta del coche, las 3 horas que tarda en maquillarse, dejar la taza de café en la mesa, el sonido de abrir una lata de cerveza, mil cosas. Tonterías, si, pero te repatean los hígados, y lo sabes. Tienes que mirar hacia otro lado para no partirle la cara o escupirle. A esa persona con quien compartes tu vida, si. 

Pero aguantas hasta que la muerte os separe, que lo dijo el cura. Porque hay que aguantar. Los viejos dicen que "ahora no se aguanta nada, la gente se separa por cualquier cosa". Bueno, ese criterio no es muy válido, ya que viene de una generación en la que, mientras no te pegaran, lo demás se podía aguantar perfectamente. Algunas incluso aunque les pegaran. Eran otros tiempos.
"Mujer, hay que tener paciencia, qué van a decir si te separas, qué vergüenza, y los niños, pobrecitos".
Claro, es mucho mejor pasar tu vida al lado de alguien que no te respeta, que no te quiere, que no te hace sentir chiribitas, que no te hace reír, a quien no deseas, sólo porque "qué vergüenza, qué van a pensar". Y de rebote darle a los hijos una infancia llena de discusiones y malas caras.

Y entre unas cosas y otras, seguimos toda la vida con el "amor" a cuestas, que ya más que una suerte, es toda una desgracia.




Pero, l@s hay que tienen los cojones/ovarios o la inteligencia (o las dos cosas) de decir "hasta aquí hemos llegado", se lían la manta a la cabeza y deshacen todo el entuerto en el que llevan malvivendo durante años, prefiriendo pasar por ese duro trance a seguir muertos en vida. Cada vez son más los que se plantan y deciden separarse, y oye, el 99% de ellos piensan "¿Por qué no lo habré hecho antes?" Por algo será... La paz mental está subestimada, pero en realidad es lo único que te hace realmente feliz, ya sea solo o acompañado.

Pues nada, cada uno es libre de amargarse la vida como le plazca (esta frase ya la he repetido demasiadas veces, pero es que es así). Porque cuando experimentas la verdadera pasión, te das cuenta de que todo lo anterior ha sido un autoengaño de lo más zafio y estúpido. Claro, tú tampoco sabías que ese grado de conexión neuronal, emocional y sexual con alguien era posible a estas alturas, cuando ya creías saberlo y haberlo vivido todo, y creíste que lo tenías con quien ahora te das cuenta que ni por asomo, y por eso "aguantabas", creyendo que eso era a lo más que podías aspirar como ser humano.

Señores, señoras, plantéense si están compartiendo su vida con quien quieren, o simplemente, con quien deben.

Volver a estar vivo tiene un alto precio, pero mucho más bajo que seguir muerto.

Y merece la pena intentarlo. Mucho.





- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Sígueme en FaceBook:
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Más post arriba a la derecha ;) ---->

1 comentario: