martes, 27 de diciembre de 2016

Cantantes... (I)

Me ha dao por ahí. Voy a escribir una serie de post sobre los cantantes. 
Es lo que tiene ver las galas de Navidad. Qué horror.

Aquí va la primera entrega:

A Ana Belén aún no se le han caído los dientes, y debe tener ya unos 90 años, porque cuando cantaba la puerta de Alcalá con Víctor Manuel, yo tendría 10 años, y voy a cumplir 50. Y lleva la friolera de 45 años con su marido, ese tío sosales que parece un profesor de literatura clásica, con lo destaposa que era ella en su juventud, que salía en todas las pelis marranas enseñando cacho... Menos mal que dio el bombazo con "Mírala, mírala, mírala", y pudo dejar ese camino...

Pero la tía es guapa y sexy, las cosas como son.



Dani Martín es ese chico malote con cara de tristeza absoluta, y que canta canciones cansinísimas y largas, todas de amor penosísimo que parece que se ha comido a Álex Ubago, aunque no logro entender lo que dice. Anda! Lo mismo que me pasa con el de Los Planetas...

Si escuchas a este tío sin mirar, te crees que han vuelto Los Pecos, pero solo que él hace las voces del rubio y el moreno a la vez.

Es curioso ver a 5 tíos vestidos de rockeros, de negro, tocando las guitarras como si fueran heavys de los de trashmetal, poniendo caras de duros, cuando lo que están cantando es:
"Soltarás una a una mis cadenas 
Nacerás cada día por amor 
Me traerás con el pie la Luna llena 
Tumbadita a mi lado del colchón".
Muy cukis ellos.

[Mientras escribía esto, por casualidad he visto un vídeo donde Dani Martín denuncia el acoso a los que tienen el problema de que no vocalizan. Joder, no sabía que existía ese problema como enfermedad! Perdón.]



Miguel Bosé es ese tío alto con los ojos pintados, con cara de chulo y siempre mirando parriba, con una sonrisilla de superioridad que toca un poco los... 
¿Pero qué ha hecho ese tío después del "Amante bandido"?
Desde luego hay gente que nace con la estrella, porque por muy bueno que estuviera de joven, si lo pensáis ahora, era el vivo retrato de un homosexual vestido de torero, por lo que poca posibilidad teníamos ninguna. Pero parece que en los 80 el ser homosexual era natural, no como ahora, que los insultan y los humillan por querer ser libres. Qué raramente avanzamos oye...

La cosa es que hay muchos que viven sin salir del armario públicamente, lo cual pienso que es absolutamente contraproducente, ya que flaco favor se hacen a sí mismos... En fin.
De la calidad musical de su repertorio, prefiero no hablar.




A Raphael no le han empastado una muela nunca. Ese hombre debe cuidar más su dentadura que su indumentaria, porque se le ve más. Es de la raza de Camilo Sesto (el mejor cantante de la historia del universo), o por lo menos, van al mismo cirujano y peluquero...
Deben tener ya lo mismo que Ana Belén, o quizá más, por lo, que deben andar por los 150 años. Pero ambos conservan su dentadura intacta, el pelo que hasta "el Puma" les envidia, los pómulos más marcados que Carmen Lomana, y las cejas perfectamente depiladas.
Qué lastima de mi Camilo oye, con lo guapo que era... Y pa lo que ha quedao.



Sabina. Si, el gran Sabina. Uno que de joven era muy rojo y muy reaccionario, que hizo un montón de discos buenísimos que sólo compraban un pequeño grupo de intelectuales también rojos, y que se hizo famoso entre el público general con el disco que hizo ya siendo un acomodado burgués que también le llora al amor, igual que Dani Martín. Se demuestra que la pena vende. Hay que cantar de penas pa ganar muchos millones. Y de penas de amores ya pa qué. Sabina se dio cuenta tarde, pero le ha ido bien. Muy bien. Y ya ni es rojo, ni reaccionario, ni siquiera fuma.




Alejandro Sanz. Ese chico guapo que aunque ha engordado 80 kilos y ha menguado 15cm. desde que era joven, sigue teniendo esa carilla bonica que aunque no te guste su música, lo miras y hasta te gusta el "Corazón partío". Si, aquella pegadiza coplilla que inundó radios, televisiones, supermercados, tiendas de ropa, hilos musicales de bancos, clínicas dentales, hoteles y radiotaxis. No hay un solo ser humano en la faz de la tierra, que no se sepa la letra de Corazón Partío a la perfección. Desde tu padre hasta el director del banco, el cura, el mecánico, tu profesora de lengua, las fruteras de España o las enfermeras. Qué fuerte dio aquella copla.

Ahora está de jurado de "La Voz". Nunca he entendido por qué esos que tiene tantísima pasta, no dejan que otros que han tenido menos suerte que ellos, se ganen también la vida...  Pero la verdad es que gusta verle la cara, transmite paz. La paz que deben tener todos los que lo tienen todo. Sólo siendo muuuuultimillonario, se puede tener esa cara de felicidad midiendo 1,45 y pesando 120 kilos, aunque le parezca a Maradona. Y cantando siempre lo mismo.




Mónica Naranjo. Vamos a ver cómo defino yo a este ser del más allá. Cuando la conocimos, era una diosa que cantaba con más voz que todos los cantantes de España juntos. Iba de sexy, de histriónica, de ambigua, dando una clase de berríos, que te quedabas absorto mirándola sólo de la energía que desprendía la tía. No sabíamos si era hombre o mujer, pero nos hipnotizaba cuando abría la boca. "Sobreviviré" fue una de las pocas coplas que hizo sombra al "Corazón partío". No hay dios que no se la sepa entera.
Es flipante cómo cambian los cantantes de jóvenes a viejos, cuesta trabajo reconocerlos. Ahora es guapísima de la muerte, aunque me he llevado un chasco al enterarme de que mide 1,68. Yo la hacía de 2 metros!
Casualmente, Mónica también ha acabado de jurado de un programa de televisión.
 Y Bisbal, y Lolita, y Marta Sánchez, y Chenoa, Malú, José Mercé, incluso Melendi.

















Si, Melendi. Ese cincuentón ya, que se dio a conocer por cantar rumba de barrio de esa que le gusta a la juventud rumbera que siembra nuestro país. Podía ser perfectamente el tercero de Estopa. El mismo rollo y el mismo look. Cantaba sobre las drogas, el alcohol y la mala vida. Iba con el pelo largo, desaliñado y vestido de malote. No se qué habrá pasado, pero ahora va hecho un marqués, maqueado y afeitado. Va limpio y dice que ya no le canta a la droga, que le canta al amor. Pues míralo, ahí lo tienes llenando estadios cuando no tiene voz ninguna, y cuando ha pasado de meterse de todo, a ir con el pelo planchado y más brillante que la de Pantene. Y una dentadura que parece sacada de un muestrario de VitalDent. Asombroso.
El pobre es consciente de que es el último mono en el jurado de "La Voz", y de que todos los concursantes quieren irse con cualquiera de los otros tres que son más famosos, pero bueno, tremenda pasta les pagarán por estar sentados en el sillón giratorio...


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Yo seguiría, carrete tengo, pero creo que voy a dejar a algunos cantantes para poder seguir otro día con la serie, que luego me quejo de que no tengo temas relevantes sobre los que escribir...
CONTINUARÁ...
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
En FaceBook:
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más cosas arriba a la derecha ;) ---->

2 comentarios:

  1. Antonio Sánchez Luzón27 de diciembre de 2016, 18:55

    ¡Muy bueno! Juas juas, me ha encantado lo de que Dani Martín parece que se ha comido a Álex Ubago, jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.
    ¡Deseoso de la siguiente entrega!

    ResponderEliminar
  2. ¡Jajajajajajajajajajajaja me encanta!

    ResponderEliminar