viernes, 3 de marzo de 2017

Negros...

Yo no sé qué pensarán los niños de África. No sé si alguien les ha preguntado a ellos. A esos niños que viven libres, desnudos, pasando sus días correteando al sol por campos eternos. Que crecen jugando con lo que la madre naturaleza les da. Que comen cosas sin aditivos, conservantes cancerígenos ni acidulantes. Que siempre sonríen, teniendo tan pocas razones según nuestros ojos...


No sé por qué extraña razón, a absolutamente todas las ONG's del primer mundo, les ha dado por querer ir allí a construir escuelas para esos pobres niños de África. Y el caso es que van, y las construyen oye. Con dos cojones.

¿Quién nos ha dicho a los ricos blancos, que esos pobres niños de África necesitan tener escuelas? ¿Y para qué?
¿Acaso esos pobres niños de África tienen esperanza de salir del desierto alguna vez en sus vidas? ¿Acaso necesitan saber leer para corretear por las dunas? ¿O hacer sumas y multiplicaciones para no poder sumar ni multiplicar nada? ¿O levantarse todos los días temprano para meterse en una habitación y estar sentados 5 horas? 
¿Acaso tienen algún futuro?... Seamos coherentes.
La probabilidad de que uno de esos niños estudie, se desarrolle, salga de allí y sea alguien en un mundo de blancos, es nula.


Que sí, que está muy bien aprender para ser alguien el día de mañana. ¿Mañana?
¿Acaso estos niños tienen un "mañana"?

Quizá alguien debería preguntarles a ellos si quieren vivir peor, con menos libertad y con más obligaciones. Quizá ellos sean mucho más felices que nosotros, aun no teniendo de nada. Quizá ellos prefieran seguir así a estar como nosotros, siempre estresados, infelices y acumulando casas y cosas.

Qué manía ésta de querer meter a todo el mundo en nuestra miseria. Qué ganas de fastidiar a los pocos que quedan libres. Lo mismo nos da hacerle escuelas a los indígenas de la selva que a los negritos del África profunda. Ea. El caso es hacerles escuelas en vez de pozos o plantaciones para que coman. Para que abran los ojos y sepan que hay un primer mundo lleno de cosas y de casas, de coches y de tiendas, de rascacielos y de ruidos, de egoísmo y de insolidaridad absoluta. Pero ellos creerán que es algo bonito y querrán acceder a él, sin saber que por ser negros, no se lo van a permitir. Son ganas de crearles falsas ilusiones y de amargarles la existencia.

Qué queréis que os diga, llamadme mala madre, llamadme inconsciente, pero ahora mismo cambiaba la vida de mi hijo por la de estas preciosidades de abajo. Cambiaba sus 6 horas de silla por las mañanas y sus 4 de silla y tele por la tarde, por que corriera y jugara sin parar. Estamos haciendo esclavos a nuestros hijos con la excusa de que mañana sean "alguien". Estos niños no tienen ni siquiera para comer, pero en sus caras no veo yo la tristeza y amargura que veo en las caras de los pobres niños ricos...


Pero no, nosotros queremos hacernos los buenos samaritanos y vamos y les construimos escuelas. Así en los libros verán que son el tercer mundo, que nadie los quiere, que sus ancestros fueron esclavos nuestros, que los estamos dejando morir de hambre, que hay medicinas que los pueden curar de sus enfermedades, pero que no son para ellos. Y que hay otro mundo brillante y luminoso, donde los afortunados que han nacido en él, tienen todo lo que ellos jamás podrán soñar.

Ese empeño en que esa pobre gente abra los ojos, es la peor maldad que el ser humano puede tener. Olvidamos que ellos, sin tener nada, siempre sonríen. Olvidamos que en su ignorancia son mil veces más felices que nosotros. Que los enormes Centros Comerciales son jaulas de oro, y que ellos no los necesitan. Ni grandes coches ni grandes sofás. Que la verdadera esclavitud es el modo de vida que tenemos aquí, y no el suyo. Que ellos juegan con una pelota de trapos y un palo, mientras nuestros hijos ya van por la Play5 y el iPhone 7. Que se nos ha ido la olla con tanto adelanto. Que ellos viven exactamente igual que hace dos siglos y siempre sonríen. No conocen otra vida, y necesitan muy poco para vivir.
Que los EQUIVOCADOS, somos nosotros.


No recuerdo haber visto en toda mi vida a 4 niños juntos riendo de la forma en que están riendo los de esta foto. Los niños ricos no saben reír de verdad. Tienen tantas razones para hacerlo, que no lo hacen.

No tenéis más que ver a los negritos de los semáforos. Ya haya 0º o 43, ellos siempre sonríen. Incluso se visten de flamenca en Corpus o de rey mago en Navidad. Nosotros no, dentro de nuestras naves espaciales climatizadas y con ropas caras no sonreímos. Estamos estresados, amargados, cabreados. Siempre. Y tenemos prisa. Mucha prisa. Siempre. Para todo.

Y para calmar nuestra conciencia, en vez de darle 1€ al negrito del semáforo, que se pasa 10 horas a la intemperie para comer y mandarle a su familia, preferimos asociarnos a una ONG de las que construyen escuelas a miles de kilómetros de distancia. Que siiii, que eso es pan para hoy y hambre para mañana. Pero esta gente no tiene mañana. Esta gente vive al día, se conforma con comer y poco más. Si tanto nos quejamos los blancos de lo mal que está la cosa y del incierto futuro que tenemos, imaginad lo negro que lo tienen los negros.


Ellos jamás podrán acceder a un puesto de trabajo digno. Jamás podrán tener una casa cómoda ni un cochazo último modelo. Quizá nosotros tampoco, pero estamos en nuestro país, con nuestra familia, con nuestra cultura.

Se me parte el alma de ver cómo los ocupantes de esos cochazos parados en los semáforos, no se inmutan cuando ese sonriente negrito vestido de flamenca, de Peppa Pig o de reina, se acerca ofreciéndole un paquete de kleenex o un ambientador de pino. Hay que ser muy egoísta para por lo menos, no sonreírle. Ya no digo que les den 1€, noooooo, no vayan a parecer generosos, noooo. Simplemente con sonreírles basta.
Pero claro, el que no es feliz no puede sonreír.
A la vista está que esto de tenerlo todo, no nos hace felices...



Siempre he dicho que la raza negra es muy superior a la blanca. Su constitución física es evidente que nos da 200 vueltas. Tienen los dientes fuertes y sanos sin haber usado más que un palo para limpiárselos. Son capaces de cambiar de mundo para darle de comer a sus familias, viajando de mala manera con un fin incierto, sin saber dónde van ni lo que se van a encontrar. Aquí viven hacinados en pisos viejos que les alquilan, se pasan el día en la calle intentando vender algo para poder comer, pagar el alquiler y mandarles algo a sus familias. Y sonriendo.

El que más y el que menos, habla mínimo 4 idiomas. Dos meses les basta para aprender el idioma del país en el que están. Facilidad pasmosa. Conozco a uno por ejemplo, que habla perfectamente español, portugués, francés, alemán, inglés e italiano. Además de la lengua de su país. 7 países, 7 idiomas. Y vendiendo kleenex en los semáforos están. Y con una sonrisa.
Y mientras, nuestros presidentes de autonomías y gobiernos centrales, no saben ni inglés...


Y limpios, MUY LIMPIOS, que más quisieran muchos de los enchaquetados blancos de las naves espaciales climatizadas ser tan limpios como ellos. Y tan sonrientes. Y tan honestos. Y tan honrados. Y tan solidarios. Y tan guapos. Y tan alegres!



¿Acaso nosotros, los ricos blancos, estaríamos dispuestos a irnos a otro continente, con gente de un color diferente al nuestro, sin saber el idioma ni las costumbres, para pasarnos el día malviviendo y pidiendo, y luego mandarle a nuestra familia lo recaudado?...

NO, nosotros no somos tan generosos ni tan solidarios. Dejemos de mirar a esta gente por encima del hombro, porque los pequeños y mezquinos somos nosotros. Y debería darnos vergüenza no sonreír, al menos, a los que están en los semáforos, lejos de sus hijos, lejos de sus vidas, pasando frío, calor y humillaciones.

Los conozco bien, y sé de lo que hablo. Y, aunque hay de todo como en todas las razas, nos dan mil vueltas en lo más importante. MIL!

Hagamos el favor al mundo de ser menos egoístas y más solidarios, y valoremos más a esta gente con tanto corazón y con un futuro tan negro.

Porque no es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Si os ha gustado, compartid!  Y si no, pues no ;)
Sígueme en FaceBook:
https://www.facebook.com/masolaquelaluna
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Más cosas arriba a la derecha ;) ---->

1 comentario: