sábado, 8 de agosto de 2015

...Qué boniiiito es el Veraniiiiito.....




Hasta el coOooOooOonio estoy ya!!! de verano, de calorazo insoportable, de estar encerrá el 80% del tiempo con el aire acondicionao puesto y las persianas echás, de no saber ya qué inventar pa que los niños se entretengan y dejen de dar saltos por la casa en plan anuncio de Ikea, de acostarme y no poder dormir, de despertarme sudando (y pa hacer pis, porque claro, como bebes tanto durante el día, luego te tienes que levantar a mear como las viejas, 30 veces), de ducharme y sudar antes de salir del baño, de que el coche esté a 75 grados, de que los congelaos del súper no lleguen vivos ni al maletero, de no poder echarme crema en las patas de pollo porque ebulliciono de dentro pa fuera, de tener que ver programas de esos que te enseñan lo poco que sudan los ricos en sus yates, o en sus hotelazos resorts de las Fidji, de que el vecino de abajo se crea Dj. de Ibiza Mix t-o-l-p-u-t-o-d-i-a, de que los fiesteros del pueblo estén dando bandazos con las moticos a las 4 de la mañana, cuando por fin habías pillao el sueño, de que los del súper de mi barrio tengan to vacío porque mañana cierran y se van a la playa.... Yupiiii!!!

A la playa a descasar, dicen....curioso concepto ese de "descansar" oye...

Madrugas más que nunca jamás pa llegar prontico, te chupas 4 horas de retenciones pa un trayecto de 45 minutos, porque curiosamente, al resto de la provincia le ha dado por ir el mismo día, a la misma hora, al mismo sitio...
Llegas al pueblo elegido, y te tienes que tirar otros tres cuartos de hora buscando aparcamiento, venga dar vueltas a la manzana, y al pueblo entero, con el coche a 300 grados lleno de gente y de chismes, y por supuesto, cuando consigues aparcar, tienes que descargar, transportar, y subirlo todo al mini apartamento. Empiezas tus vacaciones disfrutando una hartá!!!. Y que le llamen disfrutar a eso!!!!

Te imaginas un sitio lujoso, por el precio que has pagado, pero la realidad es muy distinta...
Esto esperabas...

Esto te encuentras...

Ná más llegar y soltar los chismes, vas al supermercado a comprar pa hacer la comida, donde todo es carísimo porque estás en la playa!!. Subes la compra al apartamento, sudando, mu contentos todos, con el convencimiento de que en algún momento, empezará el disfrute real, y coges los flotadores, los manguitos, las pelotas, el cubo y la pala, las sillas, la sombrilla, las toallas, los sombrericos, los protectores solares, el periódico, el Mp3, los auriculares, y algunos, hasta la nevera con latas de cerveza pa la hora del aperitivo, porque el chiringuito to los días, no puede ser.
Los niños se bañan, (pero ni caso a los manguitos, flotadores, cubos ni palas), la parienta se tumba cual sardina, vuelta y vuelta, la suegra se mantiene impasible en la silla, y tu, pos un poco de todo. 

Oooohhh, qué sensación de libertad!!! Rodeado de gente con las lorzas al viento!!! Al menos consuela ver que las tuyas no son las peores... Es curioso, en cualquier otro momento del año, te daría vergüenza ir tan desnudo delante de desconocidos, pero como estás en la playa, no pasa ná! 
Después de "disfrutar" unas horas de una maravillosa explanada de cantos rodados ardiendo (y en cuesta), abarrotada de gente que también está como tu "disfrutando" de la playa, que se colocan a 5 cm. exactos de tu propio espacio vital (y de los que tienes que escuchar la conversación te apetezca o no, y de los que ya, por aburrimiento, te haces tu propia historia de cómo son, dónde viven, y cómo se llevan entre ellos), recoges los flotadores, los manguitos pinchaos, las pelotas, el cubo y la pala, las sillas, la sombrilla, las toallas, los sombrericos, los protectores solares, el periódico, el Mp3, los auriculares, y algunos, hasta la nevera ya sin latas de cerveza. 

(Criticas a esos que instalan toda una carpa familiar, con telas, sillones, barbacoas, hornillas, tuppers, neveras, radiocassete y miles de bolsas de Mercadona llenas de comida, donde los hombres de la familia se sientan con su cerveza en mano, mientras las mujeres de la casa se afanan por hacer los pinchitos y ensaltar las sardinas en el palo, porque piensas que pa eso, se podían quedar en su casa... pero en el fondo te da envidia que estén tan cómodos y tengan de todo. Y oye! como haya partido por la tarde, hasta la tele se llevan con una batería de esas que hacen ruido!).

Ya cargados como mulos (otra vez), y sudando como pollos, te diriges al apartamento, donde te espera la comida sin hacer, sin los utensilios que necesitas para hacerla (y los pocos que hay, oxidados y pegajosos), y donde hace mucho más calor que en tu casa, y encima hay moscas. Pero se va a la playa ¡¡a disfrutar!! así que no te importa.

Los niños entran con los bañadores llenos de piedras, empiezan a soltarlo todo por cualquier sitio, mientras tu pasas de estar colorá a ponerte negra y empiezas a hacer la comida, por ejemplo, espaguettis con tomate y atún, muy típica comida de playa, que hay que comer pescado en la playa!!

Los haces como puedes, porque el escurridor es del siglo XV y está roto, y no hay abrelatas. Pero estás tan feliz, "descansando" en la playa, que no te importa.

Pones la mesa, coméis todos más coloraos que el tomate de los espaguettis, y antes de que terminen, ya estás soñando con que se echen todos la siesta, en esas camas cutres e incómodas, con esas colchas de dudosa limpieza, para mientras, tu recoger la mesa, fregar los platos, y poder sentarte un ratico a ver el Sálvame.

Qué felicidad!!...y todos se acuestan menos el chico, que pa que esté callao, le tienes que poner los dibujos, y sentarte a verlos desde la terraza que hace más airecillo, desde donde ves a la gente en la playa, pasándoselo pipa!, y te entran ganas de volver a bajar cuanto antes!!.

Cuando se despiertan de la siesta, a merendar bocadillo de nocilla del Día!!, que hay que ir a la playa!! Bieennnn!!!

Y oootra vez cogéis los flotadores, los manguitos ya pinchaos, las pelotas, el cubo y la pala, las sillas, la sombrilla, las toallas, los sombrericos, los protectores solares, el periódico, el Mp3, los auriculares, y algunos, hasta la nevera con latas de cerveza pa cuando baje el sol, porque el chiringuito to los días, no puede ser.
Después de otras pocas horas disfrutando de los loscos ardiendo y las historias de otra familia instalada a 5cm. (distinta a la de por la mañana), y haberse pegado algún que otro baño, pero rápido porque hay medusas, toca subirse pa ducharse y quitarse la sal. 

Recoges por cuarta vez en el mismo día los flotadores, los manguitos, las pelotas, el cubo y la pala, las sillas, la sombrilla, las toallas, los sombrericos, los protectores solares, el periódico, el Mp3, los auriculares, y algunos, hasta la nevera ya sin latas de cerveza. 

Llegas al apartamento, ooootra vez sudando como media docena de pollos, y te tienes que esperar lleno de sal y quemao como una gamba a que se duchen los niños, la cuñá, la mujer y la suegra. Mientras piensas releerte el periódico por quinta vez, sentaíco en la terraza, con una cerveza y unas papas fritas húmedas (porque el niño no le puso la pinza a la bolsa), y las patas en alto, como Dios vaya!!, pero la parienta te dice "De eso nada!!, ¿no se te ocurrirá sentarte con la de cosas que hay que hacer, noOooO???, mete los bañadores en la lavadora, tiende las toallas, y haz unos bocadillos pa los niños, que to los dias en el chiringuito, no puede ser".


Después de dos horas de duchas y arreglamientos varios, salís perfumados, cayendo ya la noche, qué ambientazo oye!!!, claro!! si es que, a la playa, se viene a disfrutar!!

Te das un paseíco familiar por el paseo marítimo, donde te cruzas con las familias vecinas de suelo del día en la playa, que parecen de mejor familia ya vestidos y peinados, te saludas y sigues palante, a ver si encuentras un chiringuito con una mesa libre pa tomarse algo.

Después de pasear 3 Km, esquivando familias que pasean como vosotros, aguantando a los niños pidiendo un helado sin parar, la suegra quejándose de sus rodillas, la cuñá diciendo que vaya coñazo, y sin encontrar una sola mesa en ninguno de los 87 chiringuitos por los que habéis pasado, pensáis que mira, que os subís al apartamento y hacéis cualquier cosilla pa picar, y yasta, que de todos modos, en el chiringuito, to los dias, no puede ser!.

Vuelta a entrar en ese apartamento pestoso por la humedad, con esas luces blancas y esos apliques de campanilla horrorosos de los años 60, a los que les faltan la mitad de las bombillas, o el dueño las ha desenroscado pa no gastar. Qué luz tan triste hay en los apartamentos de playa...

"Venga, desvestiros que voy a hacer la cena". Y oye, la verdad es que tenemos hambrecilla, así que mejor empano unas pechugas de pollo y hago una ensalada, y cenamos tan ricamente. Porque, a la playa, SE VIENE A DESCANSAR!! Y tan ricamente, oiga!!.

Acaba el día, ¡por fin!, te has hartao de sudar, de cocinar, de fregar, de subir y bajar, de escuchar vidas ajenas, y ya sólo te apetece sentarte en la terraza al fresquito, en calzoncillos, a ver si los niños, la cuñá y la suegra se acuestan pronto y la parienta y yo podemos estar solicos un rato.
Tan romántico todo...cuando todos se acuestan, os váis a la terraza, y Ohhh!! el vecino de al lado tiene puesto 13 TV a todo volumen!!, con lo que puedes disfrutar del debate político entre el coletas y la pepera sin ningún tipo de problema, porque gritan todos a la vez. Súper divertiiidoooo!!.

Es lo que tiene la playa, que todo está abierto, pero como has ido a DISFRUTAR, no te molesta. O si, pero te jodes, que es el primer día de vacaciones, y no te vas a cabrear ya...que tendrás días y motivos de sobra pa cabrearte, hombre. 

Decides mejor irte a dormir (si el quemao de la espalda te lo permite), que mañana te espera un divertidísimo día de playa!!...y lo mejor de todo, pasao también! y el otro!! hasta 15 días enteros de pura diversión y viviendo al límite!! Guauuu!!! qué suerte tienen algunos!!.

En todos esos días de vacaciones sin fin, algún día si que iréis al chiringuito. Os sentaréis en una mesa pegajosa, cogeréis la carta pegajosa, y pediréis unas cañas y unas fantas pa los niños y la suegra. Tras 30 minutos de espera os las traerán, y tras otros 15, llegará la tapa!!!... Croquetas congelás, o ensaladilla rusa picante. Ahí!, por estar en la playa!. Y tampoco os saldrá tan caro...27 eurillos de nada, pero es que claro, el lujo de estar en la playa, se paga. Menos mal que somos listos y compramos en el supermercado y cocinamos en casa, porque sino, menuda fortuna nos íbamos a gastar en estas "vacaciones"!.

Lo más importante, es volver al pueblo bien moreno, que los vecinos te vean muUuuUuUuy bronceado, para que les de envidia, y piensen en lo bien que te lo has pasado en la playa, y lo que has disfrutado!!! Foh! ni se lo imaginan!!.

Y luego, esas conversaciones maravillosas que adoro escuchar, que se repiten, año tras año, después de todos los veranos: 

"¿Dónde has estado? ¿en la playa? jo qué envidia"...

Y tu: "Uy siiiii, en Almuñécar, en la gloria se estaba allí, qué a gusto hemos estado, de verdad, eso sí que es vida. El año que viene nos vamos tol mes!"

...Y se queda tan a gusto la tia... ea... con dos cojones.

En fin, amigos, que no entiendo esa ansia poblacional por irse a la playa, a pasar más calor que en tu casa, a sudar más que en tu casa, a no poder aparcar en ningún sitio, a estar más incómodo que en tu casa, sin las comodidades que tienes en tu casa, a gastar un pastón en comer los mismos espaguettis que en tu casa (o peores), y a hartarte de trabajar, igual que en tu casa (pero peor, porque el cepillo de barrer está asqueroso siempre, y no entiendes la lavadora antidiluviana).

Yo en verano, me quedo en mi casa, me tendrían que matar pa llevarme en el maletero a la playa un mes, o quince días, con lo agustico que se está en la costa en otoño, o en primavera, que no sudas, no tienes que acarrear 200 bolsas con chismes pa divertirte, el coche no se convierte en un horno pirolítico, se te pega el solecico sin que tengas que exhibir las lorzas, mientras te hartas de cervezas en un chiringuito donde siempre hay mesas libres. Y encima, mucho más barato.

Venga!! a la playa a DISFRUTAR y a DESCANSAR tol mundo!!

Ah! y lo mejor de todo, cuando acabes tus idílicos días de playa, y después de recoger ropa, chismes y todo lo que trajiste (menos, gracias a dios, los flotadores, los manguitos y las pelotas que se han pinchao), volverás a tardar otras 4 horas en volver a casa, para pasarte 4 días poniendo lavadoras, con la sensación de que no has descansado ni disfrutado lo que esperabas, pero eso si, has estado en la playa y lo puedes contar.
Señores, la playa, como tantas otras cosas en esta vida, está SOBREVALORADA!! A no ser, eso sí, que seas lo suficientemente rico como para estar un mes en un hotelazo donde te lo hagan todo y no te tengas que preocupar de ná. Pero aún así, acabas hasta el moño del buffet, de la animación de la piscina y de los bailes de por la noche. Qué sopor!

Vivan las vacaciones playeras! Pal que las quiera!

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Si te ha gustado, me hace mucha ilusión saberlo ;) Y me anima a seguir escribiendo!
Dale a "Me gusta" en mi página de Facebook y no te pierdas nada ;) Gracias!

https://www.facebook.com/masolaquelaluna
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más post en la columna de la derecha ;) ------>
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

2 comentarios:

  1. ¡Exactamente!, lo has clavado, jajajaja. De descanso y disfrute, nada.

    ResponderEliminar