miércoles, 28 de septiembre de 2016

Gracias... de nada.

Qué palabra tan cara oye. Con lo barata que sale, que es gratis...



A ver, repitan conmigo:
Por favor - Gracias - De nada.

Pocas cosas hay en este mundo tan baratas, que dignifique tanto decirlas y que guste tanto oírlas.
Porque cuando alguien te da las GRACIAS, te está valorando, está diciendo que se siente bien por lo que has hecho por él, que tu ayuda le ha servido, que le has facilitado las cosas y le has hecho la vida un poquito más fácil.

Cuando alguien te da las GRACIAS, algo por dentro se te remueve, y te hace tener más ganas de seguir ayudando o haciendo cosas por esa persona. Te sientes útil, sientes que eres capaz de hacer algo por los demás. En definitiva, los dos os sentís bien.



Ya sea por abrirle la puerta a alguien, o llevarle una bolsa pesada, o recogerle a los niños del cole un día que no llega a tiempo, o hacerle la comida para que pueda descansar después de trabajar, o por hacerle un trabajo gratis, o por escucharle cuando lo necesita, o acompañarle al médico para que no vaya solo, o simplemente porque al ver esa torta de chocolate, se ha acordado de ti y te la ha traído.
No hace falta que te saquen en brazos de un edificio en llamas por una explosión causada por un meteorito para dar las gracias.

Hay muchas maneras de querer a los demás y de demostrárselo, y una de ellas es esta, hacerles la vida más cómoda, y dar las gracias cuando te la hacen a ti.
Estoy segura de que a ninguno de vosotros os importaría estar de paseo hasta las 3 de la tarde, llegar a casa y encontraros la comida hecha y en la mesa, ¿a que no? Pero preferimos no hacerlo, y ser nosotros los que vayamos a la compra, acarreemos las bolsas, pensemos la comida y la cocinemos, para después poner la mesa y que tu familia llegue y se lo encuentre todo hecho.
Y eso por qué? Pues porque los queremos, y nos gusta que estén bien.
Por supuesto, en el caso de familia y amigos íntimos no hay que estar dando las gracias todos los días. Tú lo haces porque quieres, y ellos te dan las gracias comiéndoselo todo y demostrando que les ha gustado lo que les has preparado.


En el caso de los amigos menos íntimos y conocidos, pues es diferente. Si tu ocupas parte de tu tiempo en hacer algo para alguien, aunque lo haces con gusto y con todo el amor de tu alma, esperas que al menos, te den las gracias. No por nada, pero el que no te las den, te hace pensar que esa persona se cree con el derecho de ocupar el tiempo de los demás, y que no era tan necesaria tu ayuda, por lo que posiblemente, la próxima vez optes por pasar más tiempo con tu hijo, o informándote de la excitante vida de Terelu, o rascándote la barriga antes que emplear ese tiempo para alguien que no lo valora.

Yo soy muy consciente de ello. Normalmente jamás pido favores, porque intento apañármelas sin molestar a nadie. Si alguna vez tengo que pedirle algo a alguien, procuro agradecérselo más de lo que la otra persona espera, porque todas las palabras me parecen pocas para demostrar mi agradecimiento a esa persona que, en vez de dedicarse a sus cosas, se ha dedicado a las mías. Eso es generosidad, y con generosidad ha de ser reconocido.


No sé por qué extraña razón hay gente que se cree con el poder y el derecho de pedir y pedir, y cuando le das lo que te pide, con un "ok" se quedan tan a gusto. No perdona. Ok no. Hoy he estado 5 horas de mi tiempo, ocupada en algo para ti, o 5 minutos. Cinco horas o cinco minutos que podía haber estado limpiando mi casa (que falta le hace), o dando un paseo, o durmiendo, o viendo una peli, o dos, o hablando por teléfono con alguna amiga, o mirando el techo, o intentando encontrarle una arruga a Ana Rosa Quintana. Pero no. He estado 5 horas o 5 minutos haciendo algo para ti, para que me sueltes un frío "Ok".

"Ok" le puede decir un jefe maleducado a un empleado. Pero no un amigo que ha pedido un favor a otro. Eso está muy feo. Y se me quitan las ganas de perder más tiempo en alguien así.



Es muy fácil dar las gracias. Decir GRACIAS es algo que te hace sentir bien. Pruébalo! y verás como todo funciona mucho mejor. Verás como el que las recibe te sonríe, y se siente bien. Verás como seguirás teniendo gente que quiera ayudarte, porque simplemente por dar las GRACIAS se sentirán recompensados.
Porque eso de que "se hacen las cosas sin esperar nada a cambio" es cierto, pero un "GRACIAS" no es nada a cambio, es simplemente una regla de educación básica que todos deberíamos tener en cuenta y utilizar más. Y algo que define perfectamente qué clase de persona eres.

Ser desagradecido es ser egoísta, vanidoso, orgulloso y prepotente.
Ser agradecido es ser generoso, humilde, alegre y educado.
Tú eliges.


La cajera del supermercado está haciendo su trabajo, y pasa el día mucho más feliz si todos los clientes le dan las gracias y le dicen "Que tengas un buen día", porque no son robots, son personas, y las palabras agradables y las sonrisas hacen que nos sintamos todos mejor.

El policía está haciendo su trabajo, pero pasaría el día mucho más alegre si todos los ciudadanos con los que hablara le diesen las gracias por su trabajo. Porque no son robots, son personas que están haciendo algo por ti. Igual que los médicos, los conductores de autobús, los barrenderos y todo el que hace un trabajo para que tu vida sea más fácil y bonita.
Y lo mejor de todo: NO CUESTA NADA!

Cuando, por ejemplo, le abro la puerta a alguien y pasa sin siquiera mirarme a la cara, le digo bien alto "DE NADA", para que me mire y se quede con mi cara, porque que la próxima vez le doy con la puerta en las narices.
Da asco ver cómo está la sociedad, nadie hace nada por nadie, nadie agradece nada, y así mal vamos. Probemos todos a ser más agradables y educados con el prójimo, quizá así podamos retrasar el inminente fin del mundo...

Señores, dar las gracias es gratis. Y no darlas, puede salir muy caro.
Ya sea porque te abran la puerta, te cedan el asiento, te echen un piropo, te solucionen un problema o te salven la vida.
Hay que dar las gracias!




Yo personalmente, me quedo con la gente agradecida, a la que tanto les tengo que agradecer.
A los demás, que les den.

Por cierto. Gracias ;)
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Si le das a "Me gusta" en mi página de Facebook,
no te perderás ningún post! ;) Gracias!
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más cosas arriba a la derecha ;) ---->

6 comentarios:

  1. ¡Cuánta razón tienes! Estamos perdiendo las formas, la educación y los valores.
    Gracias por escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es una pena y un horror.
      Gracias a ti por leerme! :*

      Eliminar
  2. Gracias por los buenos ratos que nos haces pasar con tu blog. :P

    ResponderEliminar
  3. Bien dicho, "gracias" y "de nada" son signos de nuestra civilización, significan el reconocimiento, la empatía, el saber que estamos juntos, que no somos piedras amontonadas. Hay que sembrarlo, sembrarlo mucho en nuestros hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es la única forma de que esto no se vaya a la mierda...
      Gracias y un beso!

      Eliminar